Tras seis años y después de haber adentrado a más de un centenar de niños en la práctica del motociclismo, Lorenzo Competición deja Son Hugo. La escuela de pilotaje dirigida por el padre del vigente campeón del mundo de MotoGP, Chicho Lorenzo, inició ayer el traslado de todo el material que había dado forma a un recinto por el que han desfilado el propio Jorge Lorenzo, David Salom o Pedro Vallcaneras además de jóvenes promesas de los más variados rincones del planeta.

La regularización de espacios y actividades desarrollada por el Institut Municipal de l'Esport (IME) ha obligado a la escuela a poner punto y seguido, porque Lorenzo Competición deja atrás el que había sido su hábitat natural, pero actualmente está en negociaciones para dar continuidad al proyecto en otro municipio. La filosofía será la misma: educar y formar sobre dos ruedas. «No solo se trata de deporte, la moto es un medio de transporte y la seguridad vial es algo muy importante que inculcamos aquí», recalca Chicho cuando repasa la esencia de una iniciativa pionera que le ha llevado a contar con más escuelas en la península.

Chicho Lorenzo defiende que «los mejores pilotos de Balears» han pasado por las instalaciones de Son Hugo y se acuerda de «la oportunidad que nos brindó Mauricio Rovira y la sensibilidad que tuvieron con nosotros Baldomero Oliver, Maribel González y Diego González». Seis años después toca recoger los bártulos tras muchas horas de ilusión depositadas en una parcela que equipó junto a sus colaboradores para convertirla en una «referencia mundial».