0

KS Vive Targi Kielce 23 - 28 F.C. Barcelona Intersport

El FC Barcelona Intersport se impuso este sábado al KS Vive Targi Kielce (23-28) en el Lanxess Arena germano para sellar el pase a la final de la Liga de Campeones, y continuar en el camino hacia su noveno trofeo continental, para lo que tuvieron que superar al rocoso conjunto polaco y su mortal contraataque.

La presión de ser el equipo favorito en el camino hacia la final no fue una losa para el Barcelona. Arrancaron capitaneados por el bielorruso Siarhei Rutenka. El mismo abrió el marcador desde los siete metros cuando se resistía ese primer tanto. Parte de la culpa la tuvo la férrea defensa del conjunto polaco, el primero de su nacionalidad en personarse en la 'Final Four'.

Serían 7 los minutos que tardaron los hombres de Bogdan Wenta en perforar la meta del experimentado Sterbik. Fue obra de Musa. Desde entonces, la igualdad reinaría en el marcador. El conjunto catalán siempre fue por encima. Sin embargo, las embestidas polacas sobre el parqué del Lanxess Arena de Colonia hacían contraerse como un acordeón la ventaja.

El apodo de 'cenicienta' de la 'Final Four' se desplomó. Un parcial de 3-0 valió para igualar la contienda a 5. Se preveía un partido sin goles. Trató de recordárselo Bogdan Wenta a sus pupilos con un tiempo muerto (minuto 11) con el que frenar la velocidad que habían impreso al choque los blaugranas. Entrerríos y Rutenka mantuvieron a flote con sus lanzamientos. En cada uno de sus latigazos, en cambio, el meta Szmal evidenció sus buenas cualidades.

Las diferencias al descanso se cerrarían con un 10-13. Sin embargo, el mal arranque de los de Xavi Pascual hizo exiguas las diferencias. Los catalanes firmaron 5 pérdidas en 10 minutos, dando lugar a las cabalgadas polacas con el extremo Cupic, inédito en el primer tiempo, en el campo. En inferioridad numérica, con el Barcelona sin Gurbindo, llegó el empate a 16-16.

La expulsión de coincidió con el gol de Gurbinmdo, para dejar la diferencia en cuatro tantos para los españoles (19-23). En un nuevo golpe, tras una pérdida clave del Kielce, Víctor Tomás sumó un nuevo tanto para dejarles en cinco arriba. Anotaría de nuevo para aumentar las rentas (20-26).

Justo después los polacos recuperaron la igualdad de hombres. Sin embargo, los catalanes ya estaban muy alejados. La experiencia y pizarra dejaron al Barcelona en un escalón superior. Ya superado el primer reto de la 'Final a Cuatro', con su duodécima final en el bolsillo, resta ver qué sucede el domingo. Delante estará el vencedor del Kiel y Hamburgo.