0

Las escuchas telefónicas de la ‘Operación Puerto’, cuyo juicio oral se reanudó ayer en Madrid, sacaron a la luz por primera vez el nombre de Lance Armstrong, al que Eufemiano Fuentes se refirió como «el buen alumno que ganó siete premios en la escuela» durante una conversación con uno de sus clientes, el ciclista alemán Jorg Jaschke.

«Yo le dije que tenía buenos alumnos, como ese alumno que ganó siete premios en la escuela (Armstrong ganó el Tour en siete ocasiones). A veces es mérito del profesor y a veces es mérito del alumno», señaló Fuentes hablando de los ciclistas tratados por «la escudería italiana», en supuesta referencia al médico italiano Michele Ferrari.

Durante su conversación con Jaschke, el médico canario revela su diálogo con un Manolo Saiz que no sabe cuántos ciclistas de su equipo Liberty está tratando en ese momento. «Le he dicho: ‘Probablemente lo sabes, si no lo sabes no te lo puedo contar. Si lo sabes, sabes que te estoy ayudando más de lo que mereces. No les voy a dar la mejor ayuda porque están pagándome poco. Me dijo que sabe de tres, pero tiene que haber un cuarto», narró sobre su charla con el director cántabro, igualmente imputado dentro de este juicio oral.

Saiz le pidió a Eufemiano que «trabajase con el gran vino y con el vino normal», en supuesta referencia a Alexander Vinokourov y Andrei Kasechkin, pero el médico le contestó que era «demasiado tarde». «Podemos hablar a finales de año y quizá en el futuro, si trabajo ahora no vamos a tener éxito. Quiero que la escudería italiana sea responsable del éxito o del fracaso, y no yo. En cuanto pague lo que debe podremos hablar», aclaró Fuentes.

Respecto al tratamiento que debía seguir Jaschke, el galeno le dijo al ciclista que «el objetivo es llegar al último examen en buenas condiciones de estudio». «Si trabajamos mucho juntos podrías estar en un momento dado en peligro porque estás al límite. Antes del examen, una y media», le explicó, en posible referencia a reinfusiones de sangre.

Las escuchas telefónicas de la ‘Operación Puerto’ muestran los lamentos de un médico canario «reventado» al que le «importa tres cojones todo» después de haberse quedado «sin un puto duro» y valorando la posibilidad que se le presenta de contar su versión en televisión para ganar algo de dinero.

Una llamada de Carlos Pérez, exresponsable de marketing del equipo Kelme con el que ultimaba una trama en el boxeo en el momento de su detención, ilustra el abatimiento de Fuentes. «Me apetece estar tranquilo, me he quedado sin un puto duro», dice, a lo que su interlocutor le replica que ha contactado con «un amigo bien colocado en televisión» para hacerle una propuesta y ver «si pagan treinta o cuarenta millones» por el testimonio de Fuentes.

Arruinado

«Tengo miedo todavía. Me importa tres cojones todo. Ahora mismo tengo ingresos cero, tengo que vivir y tengo tres hijos. Me veo en una situación verdaderamente jodida. Estoy reventado», lamenta el médico. «¿Sabes cuánto dinero llevaba en el bolsillo en el momento de la detención? Cinco euros y 1.000 euros en tarjetas de débito. No me han pillado dinero porque no tenía. Estaba asfixiado cuando me pillaron, en un momento económico jodido. Lo de la televisión no va a quedar en saco roto», añade.

Pérez, convencido de que «hay un topo que está cacareando porque si no, no cuadra», le pregunta por el estadounidense Lance Armstrong: «Se dice que te reuniste con él en Canarias». «Diré que sí, no es cierto, pero lo diré para confundir. Yo diré que era el que le preparaba. Les voy a mandar a todos paseo», se despachó Fuentes.