David Quinonero (d) durante el combate que le enfrentó al polaco Mateusz Masternak. | DAVID EBENER

4

David Quiñonero pasa página tras su primera derrota como profesional, un resultado adverso en lo deportivo, pero también en lo físico, y que ha dejado a la vez huella en el cuerpo del excampeón mundial Plata del peso crucero (versión Consejo Mundial, WBC), que ante el polaco Mateusz Masternak vio frenado su espectacular récord (actualmente 27-1-0, con 26 KO). El púgil del Motorcity, de 36 años, cayó por KO Técnico en uno de los combates estelares de la velada celebrada el pasado sábado en Bamberg (Alemania).

El castigo al que fue sometido David Quiñonero por parte de Masternak a lo largo de los siete asaltos que resistió (abandonó en el descanso hacia el octavo) le obliga a guardar reposo, aunque también a tratarse de las secuelas físicas que arrastra el laureado boxeador balear. Y es que Quiñonero sufre lesiones y leves fracturas en zonas castigadas durante la pelea, como el pómulo, la mandíbula y el tabique nasal, además de una distensión en el hombro, lo que le obligó a estar ingresado en un centro hospitalario germano, donde se le realizaron unas primeras exploraciones que descartaron problemas de gravedad.

En relación con aquella última incidencia, David tuvo que pasar meses atrás por el quirófano, viviendo una larga rehabilitación que culminó con su regreso a los cuadriláteros el pasado fin de semana, aunque en esta oportunidad, la recuperación «será rápida», aseguraba su hermano, entrenador y persona de máxima confianza, Kiko, que se mostraba «orgulloso de su pelea, por su coraje y entrega».

Precaución

Igualmente, por precaución, David se someterá en un recinto médico de la Isla en el que se recupera a una serie de pruebas para evaluar si tiene que operarse de la dolencia en el pómulo izquierdo y al mismo tiempo de las demás, aunque no existe riesgo para la visión del boxeador, que estos días ha recibido numerosos apoyos tras caer en el combate que le permitía pujar por aspirar al título mundial absoluto del peso crucero. «Anímicamente se está recuperando poco a poco, pero en dos semanas tenemos previsto volver a Hamburgo junto con Pablo 'Vargas' Sosa, para disputar un combate para rankear », aseguraba Kiko Quiñonero, quien quiso agradecer «las muestras de ánimo» que David y su equipo ha ido recibiendo.

Esta cita iba a ser decisiva para el futuro deportivo y profesional de David. El boxeador del Motorcity podía convertirse en aspirante oficial a la corona mundial absoluta, aunque la derrota puede haber alterado los planes del isleño, que prioriza su recuperación a la hora de fijar planes de futuro, aunque las sensaciones y el pundonor mostrados frente a Masternak le abren las puertas a nuevos desafíos, pese a que dejaba abierta la puerta a su adiós.