Gustavo Siviero, ayer, durante la entrevista con este periódico. | M. À. Cañellas

2

Gustavo Siviero lleva ya muchas horas del día y la noche pensando sólo en el choque del domingo en Anduva. El partido de ida contra el Mirandés ocupa toda la atención del equipo blanquiazul, que se encuentra concentrado en la Platja de Palma cuidando de todos los detalles. El entrenador argentino no quiere dejar nada a la improvisación. Ha llegado el momento del Atlètic.

—¿Cómo está el equipo a dos días del partido ante el Mirandés?
—Estamos puliendo detalles y ajustando cuestiones importantes para el partido. Estamos con ganas y con toda la ilusión de hacerlo bien.

—¿Trabaja también para manejar la ansiedad del grupo?
—En este tipo de partidos es inevitable que aparezca la ansiedad, pero bien encauzada, también es buena que esta se dé. De hecho el equipo ya está jugando el partido ante el Mirandés.

—Es muy positivo.
—Es muy bueno porque indica que el grupo está muy metido, se imagina el partido, toma dimensión de lo que representa el encuentro y la eliminatoria y es bueno que uno sepa lo que conlleva para el club estar donde estamos.

—¿Qué partido se imagina?
—Un partido duro, complicado y difícil y que no se va a resolver en la primera eliminatoria, son dos partidos y hay que tratar de gestionarlos de la mejor manera. Será muy bueno venir con un buen resultado del primer partido.

—¿A qué se debe estar más atento?
—No hay que desestimar ningún detalle. Hemos estudiado al rival y trabajamos en consecuencia tratando de mantener nuestra identidad. No nos podemos convertir de la noche a la mañana en otro equipo y hay que tratar de llegar bien, preparados y esperar que el rival no nos sorprenda con nada.

—En la Copa del Rey el Mirandés esta temporada ha disputado partidos de una alta carga emotiva ¿Preocupa este aspecto?
—Es cierto que el rival ha vivido partidos de este tipo, incluso en temporadas anteriores porque es el tercer playoff que juegan consecutivo, pero esto es fútbol y hay que jugar. No sirve de mucho cómo llegas ni la experiencia que tienes, son partidos especiales y vamos a intentar hacerlo especial también nosotros.

—Hablaba usted de que hay que cuidar de todos los detalles, ¿cuál es el que más le preocupa?
—Hay que tomarle la mano al partido inmediatamente y que no transcurran demasiados minutos sin que nos sepamos encontrar. Hay que empezar a competir enseguida porque puede ocurrir que pasen unos minutos y no logremos desquitarnos de la presión y la ansiedad. Queremos desde el primer minuto ser un equipo digno de disputar este tipo de partidos.

—¿Cómo cree que saldrá el Mirandés?
—Pienso que saldrá muy fuerte, en su casa se han dejado muy pocos puntos y querrán marcar el ritmo de partido y dejar claro al Atlètic y también a su afición que juegan en casa. Hay que intentar hacer lo que más nos convenga en cada momento.

—¿Trastocan sus planes las bajas de David Sánchez y Bonis?
—Durante toda la temporada nos hemos visto obligados afrontar problemas de este tipo y el equipo ha salido adelante. Nos faltan jugadores importantes, pero no podemos pararnos y lamentarnos. Confiamos en los que estarán.
—¿Cuál es el mensaje más reiterado del entrenador a sus futbolistas?
—Que creamos en nuestras opciones y que sepamos manejar la ansiedad y la tensión. La motivación va con el partido en sí, pero hay muchos que no hemos pasado por este tipo de situaciones y hay que saber controlarlas. Debemos hacer que el partido sea lo más natural posible, aunque sabemos que es especial.

—¿Es clave llegar vivos al partido de vuelta?
—Está claro. La eliminatoria pasa por hacer un buen primer partido. Es nuestro primer compromiso, nos permitirá mantener opciones ciertas de resolver en casa y por eso es fundamental el encuentro del domingo.

—El domingo se jugará a las 12 horas y el choque de vuelta a las 10:30. ¿Le preocupa este extremo?
—A nosotros no, creo que puede ser más para ellos.

—¿Pesa la responsabilidad o es un factor más a la hora de motivar al grupo?
—Cada uno lo vive a su manera, en unas situaciones un jugador se paraliza y en otras se moviliza. Sabemos que manejamos la ilusión de mucha gente y haciéndolo bien podemos quedar en la historia de este club. Creo que la responsabilidad será un combustible para nosotros.

—¿Qué papel juega la afición?
—Un papel fundamental. Es muy bueno que la gente nos acompañe y que el equipo no se sienta solo en un partido de estas características. Mirar a un lado del campo y ver a gente conocida con nuestros colores nos reconfortará mucho.