0

José Mourinho, técnico del Real Madrid, reiteró sus quejas por el calendario tras conocer que jugará ante el Atlético en sábado tras hacerlo en Liga de Campeones el miércoles frente al Lyon, y comparándose con el Barça, que tras jugar este martes lo hace el domingo, afirmó que «quieren acabar con la Liga la próxima semana».

Hace dos días Mourinho dio un efusivo abrazo a su capitán Iker Casillas ante las cámaras. Fue justo tras conocer el calendario de la jornada 29, en la que el Madrid jugará el derbi madrileño el sábado en el Calderón. Cedía al deseo de Casillas de no realizar concentraciones para los encuentros en Madrid, pero con una estrategia, la de no convocarle para ayudar a sentenciar la Liga. «No es ningún premio y no he dicho que sea toda la plantilla la que no se concentre. A lo mejor es Iker el que no va a la concentración. Quieren acabar con el campeonato la próxima semana. A lo mejor doy una ayuda para que se acabe», manifestó.

Denunció el luso la diferencia en el trato que recibe el Madrid respecto al Barça. «Cuando un equipo juega martes Champions y después domingo Liga, y otro lo hace el miércoles y sábado no puedo decir que dan nada al Madrid, ni que hay condiciones iguales, ni que la reglas son las mismas».

«Las condiciones son distintas y la competición no es abierta. A lo mejor nos encontramos dos horas antes del partido y como a Iker no le gustan las concentraciones pues que no vaya y que lo haga al que le guste. Los aficionados que estén tranquilos porque estaremos en el partido para luchar», añadió.

Con la misma rotundidad aseguró que al próximo fallo de su equipo el título será para el Barça. «Estamos en una situación que el próximo punto que perdamos, a pesar de que matemáticamente estará abierto, no soy tonto y si aumenta la distancia actual el campeonato está perdido».

En sus mensajes rumbo a Barcelona, Mou acabó mostrando con ironía su sorpresa, porque se debata sobre la expulsión de Van Persie en el Camp Nou. Recordó lo que él vivió la pasada temporada con el Inter y los penaltis que pidió el Chelsea hace dos años.