Imagen de archivo del Palma Voley.

1

El Palma Voley debe remontar un 3-2 adverso ante el Stroitel Minsk de Bielorrusa en el partido de vuelta de la segunda ronda de la Challenge Cup que se disputará mañana, miércoles, en el Palma Arena.

Al contrario que sucede en la Champions o la Copa CEV, en esta tercera competición continental los sets o puntos logrados en cada encuentro de la eliminatoria no se contabilizan al disputarse un 'golden set' en caso de empate a triunfos.

Así, aunque el Palma Voley gane mañana 3-0 ó 3-1 deberá disputar después un parcial extra a quince puntos (como un 'tie break') para eliminar al Minsk.

El técnico del conjunto palmesano, Gilmar Cao, ha afirmado al respecto que lo considera «una norma muy injusta». «Ellos tienen dos posibilidades para clasificarse, primero en el partido y, aunque les ganemos fácil, después en el Golden set. La presión la tenemos nosotros», ha subrayado.

Es decir, aunque el Palma Voley cayó en Minsk por la mínima (18-16 en el quinto parcial), mañana deberá primero doblegar al rival y, sea cual sea el resultado a favor, hacerlo de nuevo en el 'golden set'.

Cao ha calificado el partido de «difícil ante un equipo duro y muy preparado táctica y técnicamente».