La surcoreana Oh Eun-sun.

0

La alpinista surcoreana Oh Eun-sun aseguró ayer en Katmandú que los sherpas que la acompañaban le dijeron que no estaban en condiciones de salvar al mallorquín Tolo Calafat, fallecido en el Annapurna (8.091 metros) tras descolgarse de sus compañeros de expedición. «Les pedí a mis sherpas que subieran para ayudar al español,¿pero es más importante el dinero o la vida de las personas? Los sherpas me dijeron que no estaban en condiciones de ir. Fue difícil para todos», confesó en coreano a través de un intérprete nepalí.
'Miss Oh' se defendió así de las palabras de uno de los compañeros de expedición de Calafat, el veterano alpinista Juanito Oiarzabal, quien en varias entrevistas con medios españoles aseguró haber ofrecido 6.000 euros a cada sherpa para que participaran en el rescate y sostuvo que el mallorquín podría haberse salvado con su ayuda.
Tolo Calafat se quedó sin fuerzas cuando descendía desde la cumbre del Annapurna -que el grupo coronó hacia las 16.00 horas locales- al campo 4 y se descolgó de Oiarzabal y Carlos Pauner para recuperar la salud o esperar un rescate a unos 7.500 metros de altura. Oh Eun-sun, que atendió a Efe en un hotel de Katmandú, negó además haber quitado las cuerdas tras coronar el Annapurna, uno de los picos más peligrosos del mundo. «No quité ninguna cuerda. Todo lo que pasó en la montaña fue grabado por la televisión coreana. No quiero decir quién, incluido Juanito, hizo qué aquel día. Diecinueve personas hicieron cumbre ese día. Puede preguntar a ellos lo que pasó», zanjó la alpinista, visiblemente molesta con algunas preguntas.
'Miss Oh', que al hollar el Annapurna se convirtió en la primera mujer en coronar los catorce 'ochomiles', se refirió también a su particular carrera con la española Edurne Pasaban. «No había competición entre Edurne Pasaban y yo antes. La brecha entre el número de cumbres de ambas era grande. Ella iba muy por delante. Pero hacia el final, especialmente cuando Pasaban coronó (el Annapurna), se convirtió en una competición. Entre 2008 y 2010, escalé nueve de los catorce 'ochomiles», recordó la alpinista.La montañera dijo que se sentía «bien» tras alcanzar su objetivo y explicó que ahora se dedicará a descansar y a «hacer algo» por los que la han apoyado en este reto.