0

Bayern 1
O.Lyon 0


BAYERN: Butt; Lahm, Demichelis, Van Buyten, Contento; Schweinsteiger, Pranjic; Robben, Ribery; Müller y Olic.
Cambios: Timoschstchuk por Olic, Gómez por Pranjic y Altintop por Robben.
OLYMPIQUE: Lloris; Reveillere, Cris, Toulalan, Cissokho; Kallstrom, Gonalons, Pjanic; Ederson, Lisandro y Delgado.
Cambios: Makoun por Pjanic, Bastos por Ederson y Govou por Delgado.
Àrbitro: Rosetti. Amonestó a Pranjic y Bastos y expulsó a Ribery (m.38) con roja directa y a Toulalan por acumulación de amarillas (ms.51 y 54).
Goles:
1-0, minuto 69, Robben.

Un gol de Robben le dio al Bayern Múnich el primer asalto de la semifinal al derrotar al Olympique Lyon en casa por 1-0, en un partido el que el equipo de Louis van Gaal fue claro dominador.
Lo único que puede dejar insatisfecho al Bayern del partido es que el marcador fue demasiado apretado en relación con lo que se vio durante la mayor parte de los noventa minutos del partido, en los que ni siquiera la expulsión del francés Franck Ribery (m.38) hizo que los bávaros perdieran el norte.
El Bayern tomó la iniciativa desde el comienzo del compromiso y asumió el control del partido, poniendo el balón en la mitad del Lyon y generando ocasiones claras de gol.
Tras sucederse las ocasiones locales, Ederson tuvo una buena oportundiad a la media hora de juego y y luego, en el minuto 38, se vio favorecido por la expulsión de Ribery -por un pisotón al tobillo del argentino Lisandro López- que dejó al Bayern con diez hombres.
La expulsión de Ribery enredó un poco el partido. El Bayern procuró mantener su dominio, pero el Lyon también se atrevió a atacar más. La segunda ocasión para los franceses llegó en el minuto 44, con remate de media distancia de Kallstrom que obligó al meta Jorg Butt a intervenir.
Sin embargo, ya en el comienzo del segundo tiempo, el Bayern volvió mostrarse dominante y antes de que pasaran diez minutos ya había generado dos nuevas ocasiones. Luego, la expulsión de Toulalan (m.54), tras ver dos amarillas en tres minutos, dejó otra vez a los equipos en igualdad numérica y el Bayern siguió con su andanada ofensiva hasta que, por fin, en el minuto 69, llegó el gol de Robben con un remate de media distancia.
El marcador hubiera podido aumentar pero las cosas no se dieron para el Bayern en la definición y los de Van Gaal esperan, ahora, la ida con la confianza de haber marcado fuera de casa en todos los partidos.