0

Javier Villanueva|LA CORUÑA
El Deportivo de La Coruña tomó un nuevo impulso en su lucha por la salvación, tras imponerse por 2-0 a un apático Espanyol, que no remonta y prolonga su pésimo comienzo de año, en un encuentro en el que los gallegos recuperaron a un hasta ayer desaparecido Àngel Lafita, que dotó a los blanquiazules de la profundidad que tanto necesitan de cara a puerta.

La entrada en el once inicial del sueco Christian Willhelmsson, muy activo en todo el frente de ataque, y del aragonés Àngel Lafita, surtió el efecto deseado por Miguel Àngel Lotina, y el Deportivo de La Coruña recuperó parte de la profundidad perdida desde la lesión del mexicano Andrés Guardado.

En resumen, tres puntos importantes para los gallegos en su lucha por eludir las plazas de descenso ante un rival que sigue con una crisis de resultados preocupante, ya que sólo ha ganado un encuentro en 2008.