Imágenes del aficionado inglés Alex Sullivan que ha compartido en las redes sociales su particular aventura en el Mundial de Qatar tras conocer al hijo de un jeque que los invitó a su palacio. | Twitter

La historia podría tener ciertas similitudes con algunas escenas de la película 'Resacón en Las Vegas', pero lo cierto es que ha sucedido en la vida real en plena celebración del Mundial de Qatar 2022. Es la aventura de dos aficionados ingleses que salieron a por unas cervezas y acabaron acariciando los leones en casa de un jeque, cuyo hijo los había conocido minutos antes y los invitó a seguir disfrutando. Los dos seguidores han compartido su noche más sorprendente y se han mostrado tan sorprendidos como agradecidos por la hospitalidad con la que fueron recibidos.

No eran Bradley Cooper y sus amigos despertándose con el tigre Mike Tyson en el baño de su habitación después de una gran juerga, pero la experiencia de Alex Sullivan y su amigo John bien podría haber servido para otra comedia. Estos seguidores del Everton, que se encuentran en el Mundial apoyando a la selección inglesa, andaban buscando cerveza por la noche catarí cuando conocieron a un joven que los invitó a su casa. No dudaron en subirse a su Toyota Land Cruiser, que no iba a ser ni de lejos el vehículo más espectacular que verían durante una noche que permanecerá imborrable en su memoria y que se ha hecho viral.

«Conocimos a uno de los hijos del jeque y nos llevó de regreso al palacio… y nos lo enseñó. Tenía leones y todo. Nos han hecho sentir bienvenidos y mirando a tu alrededor, no hay nada mejor que esto», explicó a la cadena Talksports Alex Sullivan, que compartió en las redes sociales un vídeo mostrando y narrando su juerga más inverosímil. El aficionado británico no sólo muestra en sus vídeos su admiración por el garaje del jeque con coches de alta gama sino que también hace un recorrido por algunas estancias del palacio.

Especialmente divertido es el encuentro que mantienen con algunas de las extravagantes mascotas del jeque, entre los que estaban monos y leones. El propio protagonista del vídeo no duda en aparecer en las imágenes acariciándolos y jugando con un joven cachorro antes de terminar la velada con otra grabación desde el interior de un vehículo regresando a su alojamiento mientras cantan de forma animada con el hijo del jeque y un conductor.