Imagen de Fabio Quartararo durante los libres del Gran Premio de los Países Bajos que se disputa en el circuito de Assen. | Vincent Jannink

0

El italiano Francesco Bagnaia (Ducati Desmosedici GP22), el estadounidense Joe Roberts (Kalex) y el español David Muñoz (KTM) se repartieron este viernes el protagonismo en sus respectivas categorías durante el primer día de entrenamientos libres en el circuito TT Assen, escenario del Gran Premio de los Países Bajos de motociclismo. Bagnaia continúa intentándolo en MotoGP y, para prepararse el camino de la mejor manera posible, dominó la primera jornada de entrenamientos libres, aunque seguido por los dos referentes de la categoría: el español Aleix Espargaró (Aprilia RS-GP) y el francés Fabio Quartararo (Yamaha YZR M 1). Bagnaia no quiere perder el hilo del Mundial y una vez más, en su última vuelta, se puso líder de la clasificación, pero tanto el mayor de los hermanos Espargaró como Quartararo se situaron tras su estela, y muy cerca, al final del primer día de entrenamientos de MotoGP.

La ventana de luz que se abrió entre las nubes del estado de Drenthe permitió que el asfalto mejorase rápidamente, a pesar de que continuaba mojado, y muchos de los pilotos de MotoGP rebajaron sus registros de la primera tanda, con mención especial para el español Aleix Espargaró, el primero en mejorar para encaramarse a la primera plaza, aunque le duró poco pues unos minutos más tarde se vio superado hasta por cinco pilotos. Una de las sorpresas más positivas fue la del italiano Franco Morbidelli (Yamaha YZR M 1), quien no ha estado demasiado acertado en toda la primera parte de la temporada, pero en las condiciones de Assen se le ha visto en ambas sesiones del primer día en las posiciones de cabeza.

El italiano Luca Marini (Ducati Desmosedici GP22) fue el primero en decidirse a montar neumáticos de seco y sus registros comenzaron a caer vuela tras vuelta, lo que animó al resto de pilotos a tomar la misma iniciativa minutos más tarde y el escenario cambió por completo. A partir de ese momento a Marini le sucedió al frente de la tabla el portugués Miguel Oliveira (KTM RC 16) y poco después Quartararo ya era líder, si bien tras su estela "Pecco" Bagnaia le arrebató la posición. Vuelta tras vuelta las condiciones de la pista mejoraban y ello permitía que los registros fuesen cayendo a un ritmo endiablado, sin que se definiese un líder claro hasta el final. Último minuto y todos los pilotos estaban en pista con el claro objetivo de mejorar sus tiempos.

Aleix Espargaró volvió a bajar su marca personal hasta dejar la misma en 1:33.452, que sólo pudo superar el italiano Bagnaia por 178 milésimas de segundo, 1:33.274, con Quartararo tercero, 1:33.579. Tras ellos, los dos pilotos de Suzuki, Alex Rins y Joan Mir, se colocaron en la hipotética segunda línea, con el australiano Jack Miller (Ducati Desmosedici GP22) entre ellos, con Maverick Viñales (Aprilia RS-GP), séptimo. Hasta la décima posición, el sudafricano Brad Binder (KTM RC 16), el francés Johann Zarco (Ducati Desmosedici GP22) y el italiano Marco Bezzecchi.

El estadounidense Joe Roberts (Kalex) mejoró en paralelo a las condiciones meteorológicas y acabó líder de la primera jornada de entrenamientos libres de Moto2 con un tiempo de 1:37.393, mientras que a Arón Canet le condicionaron los problemas físicos al volver a sangrar por la nariz durante la sesión y verse obligado a parar durante algunos minutos y acabar séptimo. Tras el estadounidense acabaron Augusto Fernández (Kalex), que continúa su buena racha con un excepcional rendimiento, y Albert Arenas, que parece estar tomando claramente en pulso a la categoría y a su Kalex.

David Muñoz (KTM) "sentó cátedra" en el TT de Assen, al ser el más rápido, sin paliativos, en la primera ocasión en la que rodó sobre el asfalto neerlandés, y con él como sólido líder, el japonés Tatsuki Suzuki se tuvo que conformar con la segunda plaza, a casi dos décimas de segundo, con el también japonés Ryusei Yamanaka (KTM), tercero, en una tanda en la que la totalidad de los pilotos rodaron más rápidos que en la primera tanda. a pesar de la lluvia.