Miquel Pons posa durante el acto celebrado en Centro Moto. | Emilio Queirolo

El cuarto elemento del motociclismo balear en el Campeonato del Mundo de velocidad entra en escena este próximo fin de semana en el Circuito de Jerez-Angel Nieto. La disputa del Gran Premio de España supone la puesta de largo de la temporada 2022 del Mundial de MotoE (motos eléctricas), en el que Miquel Pons (Campanet, 1997) repite experiencia en las filas de la estructura del LCR E-Team. Tras su séptima plaza, con una victoria (Catalunya) y un tercer puesto (Misano) en su primera campaña, que le permitió correr una prueba de Moto2 (Portugal), el isleño tiene claro que va «a por el campeonato», además de reconocer que el objetivo es la cilindrada intermedia y ya ha tenido contactos con equipos para buscar un lugar en la parrilla.

Eq26042022001-04.jpg
Miquel Pons, en las instalaciones de Centro Moto. Foto: Emilio Queirolo

La veteranía y la experiencia serán dos argumentos que jugarán a favor de Pons, que valoró el inicio de la temporada en Centro Moto en un evento promovido por Garden Sports y en el que el piloto de Campanet fue transparente y claro a la hora de hablar del futuro.«Estoy mucho mejor que el año pasado. Conocemos al equipo y la moto, fui 'Rookie del Año' y ahora, con más kilómetros, el objetivo es ir a por el Campeonato del Mundo», advertía el balear, que lucirá el 71 en su carenado en las catorce pruebas de un certamen que arrancará en Jerez (doble carrera, 30 de abril y 1 de mayo) y tendrá siete citas dobles en Le Mans (14 y 15 de mayo), Mugello (28 y 29 de mayo), Assen (25 y 26 de junio), KymiRing (Fillandia, 9 y 10 de julio), Red Bull Ring (Austria, 20 y 21 de agosto) y el cierre en Misano (3 y 4 de septiembre).

Pese a que la meta es el título, prefiere centrarse en cada carrera, «ir prueba a prueba, pues la temporada es larga». Un largo invierno sin competición y menos rodaje al perderse los primeros test de MotoE en Jerez al ser operado de apendicitis no son un hándicap para Pons, que ha intentado mantenerse «activo, entrenando en Mallorca y buscando otros objetivos», como podría ser el Europeo de Moto2. Y se exige «ser constante» en el curso 2022, sabiendo que es importante «no hacer 'ceros', pues luego es difícil recuperarlos», añadía el pupilo de Lucio Cecchinello.

Eq26042022001-13.jpg
Pons atiende a los medios durante el acto previo al inicio de Mundial de MotoE. Foto: Emilio Queirolo

Pons no se mete presión, «pues no lleva a ningún lado» y remarca el nivel de la parrilla, «con pilotos experimentados en MotoGP o Superbikes». Jordi Torres, Xavi Forés, Bradley Smith, Niccolò Canepa, Dominique Aegerter, Eric Granado, María Herrera... La lista de aspirantes es notable coforman una lista de aspirantes «de mucho nivel». Por ello, será clave en palabras de Pons «estar delante».

Pelear por la corona mundial de MotoE es el reto, pero mirando al futuro y tras haber probado en Moto2, esa cilindrada es el reto personal de Miquel Pons, de 24 años y que reconoce «contactos» con estructuras de la categoría intermedia, aunque hay pocas monturas disponibles o libres, a la expectactiva de bajas que se puedan producir con el avance del ejercicio.

También tuvo tiempo el piloto del LCR E-Team de valorar el inicio de Mundial de los otros tres mallorquines en liza: Izan Guevara (Moto3), Augusto Fernández (Moto2) y Joan Mir (MotoGP). «Están muy fuertes. En las carreras les falta rematar, pero están actuando bien y hay opciones de estar delante en el Mundial, entre los tres primeros», aseguraba Pons, quien comentaba a modo de anécdota que, en los circuitos, le preguntan en referencia a la cantidad de isleños en liza «si en Mallorca hay algo diferente... Y yo les respondo que tenemos menos medios e instalaciones que en la Península».