El piloto balear de MotoGP Joan Mir, del equipo Suzuki, durante una rueda de prensa en Cataluña. | Efe

2

El piloto español de MotoGP Joan Mir (Suzuki) calificó de «triste» y desagradable la situación de su compatriota Maverick Viñales, en conflicto con su equipo Yamaha y por ello ausente este fin de semana en Austria, al tiempo que celebró los avances de su equipo durante el parón del verano.

«Es triste, no me gusta hablar demasiado porque no es mi guerra. No me gustan este tipo de situaciones, que le ocurran a un piloto, resulta difícil y no es agradable», dijo este jueves en la rueda de prensa oficial previa al Gran Premio de Austria, undécima cita del Mundial de Motociclismo.

La noticia de la jornada fue la decisión de Yamaha de suspender a Viñales por «el inexplicable funcionamiento irregular» de su 'M1' el pasado domingo, tema principal en la rueda de prensa. Por su parte, Mir celebró su segundo puesto la pasada semana también en el Red Bull Ring, su mejor resultado en lo que va de temporada.

«Creo que hemos hecho una buena carrera, no me pongo a pensar en el título. Suzuki ha hecho un buen trabajo este verano tratando de encontrar algo más y ha dado sus frutos, esto ayuda. Hemos podido ver un mejor rendimiento y tenemos que seguir mejorando. El año pasado fuimos capaces de lograr el título por constancia», comentó.

«Al principio de temporada quería tratar de ganar más carreras y ser más rápido, por el momento no me estoy fijando en el Campeonato, trato de dar el 100% para lograr esas victoria y ya veremos dónde acabamos», añadió el vigente campeón del mundo.

Además, Mir reconoció que se deben concentrar en mejorar la actuación en la calificación, ya que están ahí gran parte de las opciones de pelear por las victorias. «Es importante clasificar bien, para mí comenzar en segunda fila me sabe a pole, es mucho trabajo que te quitas de encima y neumático que guardas», dijo.