Maverick Vinales saldrá este domingo desde la primera posición en Assen. | YVES HERMAN

0

Maverick Viñales (Yamaha YZR M 1), Raúl Fernández (Kalex) y Jeremy Alcoba (Honda) lograron el primer pleno español de «pole position» del año, en las clasificaciones oficiales de sus respectivas categorías para el Gran Premio de los Países Bajos que se disputa el domingo en el circuito de Assen. El mallorquín Joan Mir (Suzuki GSX RR) saldrá en la décima posición en MotoGP y acabó la clasificación «especialmente decepcionado», mientras que Augusto Fernández (Kalex) partirá desde la octava plaza en Moto2 e Izan Guevara (Gasgas) desde la décimo tercera en Moto3.

Viñales pasó de la «ruina total» de Alemania, en donde acabó último la carrera, a la «pole position» para el Gran Premio de los Países Bajos de MotoGP en el circuito de Assen, en detrimento de su propio compañero de equipo, el francés Fabio Quartararo, y con un nuevo récord absoluto de vuelta rápida al circuito al rodar en 1:31.814, con el que rebajó el récord que justo antes había establecido su compañero de equipo Quartararo en 1:31.885.

Esta es la primera pole position de la temporada para Maverick Viñales, que suma trece a lo largo de su carrera deportiva.

El español Marc Márquez (Repsol Honda RC 213 V) no pudo conseguir su objetivo de pasar a la segunda clasificación al sufrir una caída en la curva nueve, cuando rodaba tras la estela del también español Iker Lecuona (KTM RC 16), que había conseguido el segundo mejor tiempo de la tanda por detrás de Bagnaia, y acabó relegado a la vigésima posición, penúltima línea de la formación de salida.

En la segunda clasificación, Maverick Viñales salió con prisa por conseguir un buen tiempo y lo hizo ya en su segunda vuelta, 1:32.413, si bien en su paso por línea de meta le arrebató la primera plaza su propio compañero de equipo, Fabio Quartararo, por 77 milésimas de segundo, con 1:32.336.

Aún fue «peor» para el español, pues en la siguiente vuelta el francés estableció un nuevo récord absoluto del circuito al rodar en 1:31.922, con lo que batía su anterior récord, de 2019, 1:32.017, y poco después -en la segunda salida a pista- volvió a mejorar su tiempo, 1:31.885.

Pero en la segunda salida a pista, Maverick Viñales consiguió desbancar a Fabio Quartararo de la primera posición por apenas 71 milésimas de segundo, sin que el francés, líder del mundial, pudiese hacer nada por evitarlo. Pecco Bagnaia acabó tercero.

El español Marc Márquez (Repsol Honda RC 213 V) volvió a sufrir una nueva caída cuando buscaba un buen tiempo en la primera clasificación y acabó relegado a la vigésima posición, su peor resultado de entrenamientos.

La segunda línea fue para el japonés Takaaki Nakagami (Honda RC 213 V), el francés Johann Zarco (Ducati Desmosedici GP21) y el portugués Miguel Oliveira (KTM RC 16), y la tercera, para el español Alex Rins (Suzuki GSX RR), que se fue por los suelos en su última vuelta, el australiano Jack Miller (Ducati Desmosedici GP21) y el también español Aleix Espargaró (Aprilia RS-GP).

El español Raúl Fernández (Kalex) consiguió su cuarta «pole position» de la temporada en Moto2, a apenas diez milésimas de segundo del récord absoluto de la categoría, después de protagonizar un 1:36.356, a diez milésimas del récord del circuito neerlandés, del francés Johann Zarco (Kalex), desde el año 2015 con 1:36.346.

El español Jeremy Alcoba (Honda) consiguió la primera «pole position» de su carrera deportiva en Moto3, con récord de vuelta más rápida incluido, 1:41.194, con el que batió el anterior récord absoluto de Moto3, que tenía desde 2019 el italiano Niccolo Antonelli (Honda) con 1:41.232.

El italiano Romano Fenati (Husqvarna) consiguió la segunda posición por delante de su compatriota Dennis Foggia (Honda), pero tendrá que cumplir con una doble vuelta larga de penalización por conducción irresponsable y conducta agresiva con su propio compañero de equipo, el español Adrián Fernández (Husqvarna), al que se le impuso la misma sanción.

El líder del mundial, el español Pedro Acosta (KTM) tuvo que pasar por un hospital de Assen, en donde fue ingresado para pasar una revisión médica al sufrir un fuerte traumatismo torácico al ser arrollado por la moto del italiano Riccardo Rossi y será duda para la carrera del domingo en Assen.

Joan Mir, «especialmente decepcionado»

El mallorquín Joan Mir (Suzuki GSX RR) dijo sentirse «especialmente decepcionado con la clasificación oficial porque esperaba un poquito más».

«No acepto el tiempo que he hecho porque creo que es un tiempo lento, no he podido apretar realmente para hacer una vuelta decente pero estaba haciendo '33.0' de ritmo, con neumáticos duros y luego me ponen el blando y me cuesta mucho bajar tres décimas, es que no es normal», explica Mir.

«Los demás pueden bajar un segundo, que podría ser lo normal, pero en mi caso no es así y para mi pilotaje, el paquete que tenemos de momento en los oficiales tenemos algo pendiente, tenemos que ponerlo todo junto, aunque yo también tengo que mejorar pero seguramente no esté favoreciendo mi estilo», destaca el piloto de Suzuki sobre sus problemas.

«No creo que tengamos ninguna ventaja, pero me cuesta mucho explotar el potencial de la Suzuki en el oficial. Alex Rins creo que en algunos momentos parece ser que logra sacar una vuelta un pelín mejor, una décima mejor. Es algo que se tiene que analizar para ver cómo usar la moto y también para que la moto nos dé algo más para poder luchar más delante», continúa al respecto el mallorquín.

En cuanto a sus rivales, Joan Mir afirmó que los pilotos de Ducati: «Han sacado una vuelta espectacular pero no tienen demasiado ritmo de carrera, no les hemos visto. Igual luego mañana pueden sorprender, pero el ritmo no es demasiado bueno y nosotros tenemos que explotar nuestras virtudes en carrera».

A pesar del resultado, un Joan Mir inconformista asegura taxativo que no acepta nada: «No miro el campeonato, miro dar el ciento por ciento con el paquete que tengo, es mi trabajo, el año pasado hice lo mismo, y este año estoy haciendo lo mismo».

La diferencia de rendimiento de su rival Maverick Viñales entre la carrera de Alemania -último- y los entrenamientos que ha protagonizado en Assen fueron motivo de su análisis, y señaló sonriendo que «igual le han cambiado toda la moto, será otra moto o algo, porque no puede ser, no es normal que esté último en Sachsenring, o que la moto no le ayude, y luego encontrarse que aquí la moto vuela. Algo hay ahí».