Augusto Fernández y Miquel Pons, que posa con el trofeo como vencedor de Moto-e en Montmeló, posan en la terraza del Nivia Born Boutique de Palma. | Jaume Morey

0

Augusto Fernández (Marc VDS Racing) y Miquel Pons (LCR E-Team) se mostraron este miércoles ante los medios con buenas sensaciones después de un fin de semana notable en el Mundial de motociclismo. El primero finalizó quinto de Moto2 en Montmeló después de tres ‘ceros’ consecutivos, mientras que el piloto de Campanet logró su primera victoria en la Copa del Mundo de Moto-e.

Augusto, que es duodécimo en el Mundial con 34 puntos después de los siete primeros Grandes Premios, echaba de menos ese sentimiento de volver a poder luchar por ganar carreras. «Después de un mal año, vuelvo a tener las sensaciones de hace dos temporadas y eso me da confianza para el resto del campeonato», apuntó el piloto Kalex en la comparecencia celebrada en el Nivia Born Boutique de Garden Hotels.

«Somos más competitivos, estoy regularmente más arriba y desde Jerez tenemos opciones de estar en el Top5. Tal vez ha sido el mejor fin de semana en mucho tiempo pero luego en carrera no pude sacar lo que tenía porque pensaba más en terminar. Un quinto puesto con estas sensaciones demuestra que estamos ahí y estoy contento», apuntó.

Consciente de que está muy lejos del actual líder Remy Gardner, se centra en ir «carrera a carrera» para seguir sumando. «Ahora mismo el campeonato sinceramente se nos queda un poco lejos, porque Remy Gardner y Raúl Fernández están muy regularmente ahí arriba. No lo olvido del todo, porque esto es muy largo, pero por ahora voy a ir carrera a carrera. Tengo muy buenas sensaciones y espero acercarme cada vez más a ese podio y a volver a ganar un Gran Premio».

El reciente fallecimiento de Jason Dupasquier también estuvo presente. «Son momentos muy complicados, pero nos debemos a nuestro trabajo. No podíamos pararnos a pensar realmente en eso. Había que correr. Desgraciadamente solo nos damos cuenta en esos momentos de que corremos ese riesgo. No somos conscientes, no pensamos mucho porque si lo hiciéramos creo que no seríamos capaces de correr. Es difícil, pero al final es nuestro trabajo y creo que tenemos que ser un poco así», afirmó.

Pons, eufórico

Miquel Pons se presentó con el trofeo como ganador en Montmeló de Moto-e y con una sonrisa que delataba su estado de ánimo. «Fue una victoria muy importante para todos y esperamos poder conseguir más. Este primer puesto nos mete de lleno en la lucha por el campeonato», indicó el piloto, que ya se ha estrenado esta campaña en Moto2.

Pons apuntó que con tan pocas carreras, cualquier fallo te deja sin tiempo de reacción. «Son muy pocas carreras, esperemos que en un futuro haya más y el tema de las vueltas, es verdad que son muy pocas. Hay que estar muy concentrados en todo momento y no se puede hacer ningún fallo. Al mínimo error hay muy pocas posibilidades de remontar. Es una categoría que exige mucha concentración», afirmó.

Al de Campanet se le ensombreció el rostro cuando recordó a Dupasquier. «Compartí dos años de equipo con Jason y también estuvimos viviendo una temporada juntos en Cartagena y eso crea muchos vínculos. La verdad fue una pena y me gustó mucho poder dedicarle la victoria a él. Es normal que los pilotos corran en esas circunstancias. Este es un deporte que conlleva estos riesgos».