Joan, padre del nuevo campeón del mundo de Moto3, muestra la crónica de Ultima Hora del pasado lunes en la tienda Rollandroll. | Joan Torres

3

Su imagen corriendo por el vial de Phillip Island junto a Guillermo -padrino del piloto-, Dani Vadillo, Tomás Comas, Paco Sánchez y gente del equipo Leopard y Dorna ya forma parte de los recuerdos de una celebración que vivió en primera persona. Joan Mir padre, progenitor del flamante campeón del mundo de Moto3, lo dejó todo durante un par de semanas para estar junto a su hijo en «un momento irrepetible». «Me dijo hace unos meses ‘si soy campeón, quiero que estés’. Y nos fuimos Guillermo y yo para Japón, y después a Australia. No nos lo podíamos perder y a él le hacía ilusión que estuviéramos allí», confiesa recién llegado de Melbourne, atendiendo constantes felicitaciones, llamadas, mensajes... y su negocio.

«Teníamos billete de vuelta desde Japón, pero tuvimos que cambiar de planes. Valía la pena hacer un esfuerzo y en casa y el trabajo no me pusieron pegas», explica Joan padre, que en el escaparate de la tienda Rollandroll exhibe un maniquí con el mono y el casco del nuevo ídolo del motociclismo español. «¿Cómo no voy a estar orgulloso? Ha sido un camino largo, y me quiero acordar, especialmente, de quienes nos ayudaron en los primeros momentos y en los más difíciles. Y también de mi mujer, que siempre nos ha apoyado incondicionalmente, sin poner pegas», explica Joan.

En ese momento, tras ver la bandera roja en Phillip Island, sabiendo que la Honda número 36 había sido la primera en el anterior paso por meta, «era difícil contener las emociones. Dani (Vadillo) empezó a correr y gritar, y yo me fui a por Joan. Lloramos los dos, emocionados. Observé sus ojos llorosos y un gesto que nunca había visto en él, al igual que su cara en el podio», confiesa. «Joan era feliz, y yo también, porque había logrado algo que compensaba muchos años de trabajo», añadió.

Ocasión
A su hijo le pide Joan que este título mundial «no le cambie, que siga siendo igual de auténtico, buena persona y deportista. Si trabaja bien, llegarán más alegrías, y ojalá que más títulos mundiales, pero por ahora, vamos a disfrutar del momento, que no es poco», continúa Mir padre, una parte importante para entender la figura del recién coronado monarca de Moto3. La persona que le dio el primer empujón, junto al exmundialista Joan Perelló, para subirse a una moto. Y ser ya el mejor.