Luis Salom, durante el homenaje que ha recibido hoy en Palma. | Pere Bota

3

Luis Salom comenzó a saborear con los suyos el subcampeonato del mundo de Moto3 por el que fue homenajeado ayer en el Consolat de la Mar por el Govern, el Consell de Mallorca y el Ajuntament de Palma. El piloto mallorquín, que culminó el día de su regreso a la Isla con una fiesta en el IO Lounge junto a sus seguidores, familiares y amigos, recibió el reconocimiento de las instituciones en el Consolat de la Mar, donde recibió tres placas conmemorativas en compañía de su abuelo y sus padres, a los que agradeció su apoyo total y haberle inculcado los valores de «honestidad, humildad y trabajo» que le han permitido.

El máximo responsable del Ejecutivo balear, José Ramón Bauzá, expresó «el orgullo» para Balears que representa la trayectoria de Luis Salom, al que señaló como «un ejemplo» para la juventud por sus valores, entre los que resaltó su «espíritu de competición, capacidad de esfuerzo y valor».

El piloto, por su parte, expresó su alegría y reflejó su ambición: «Esto es solo el principio y seguiré trabajando para lograr más éxitos», dijo Luis Salom, que en su parlamento destacó el apoyo de su abuelo, sus padres y su tía Xisca.