El marchador ibicenco Marc Tur, primero por la izquierda, durante la prueba. | RFEA

1

Balears se quedó a las puertas de la que hubiera sido su cuarta medalla en los Juegos Olímpicos de Tokio en los 50 kilómetros marcha. A poco más de 100 metros, el ibicenco Marc Tur, que había atacado para irse a por la medalla de plata, fue rebasado por el canadiense Dunfee y relegado a una cuarta plaza tan dolorosa como como histórica, pues supone el mejor resultado del atletismo balear en unos Juegos.

La victoria en la prueba, celebrada a primera hora de la mañana en Sapporo para evitar las altas temperaturas y la humedad, fue para el polaco Tomala (3:50:08), dominador en el tramo decisivo de la exigente cita. El alemán Hilbert (3:50:44) y el canadiense Dunfee (3:50:59) se colgaron la plata y el bronce, respectivamente, dejando sin recompensa a un Marc Tur que fue valiente en los últimos 10 kilómetros y supo reponerse para reenganchar con el grupo que iba a jugarse las dos medallas en litigio, pues el polaco Tomala ya había abierto hueco respecto a sus perseguidores.

Noticias relacionadas

A nueve segundos del bronce (3:51:08) entró el ibicenco Marc Tur en meta, cuarto y diploma, un resultado que pudo ser mejor, pues en los últimos 4 kilómetros apuntaba a la plata e incluso tiró para romper el grupo de aspirantes a la segunda y tercera plaza, quedándose con el alemán Hilbert.

Parecía que las medallas iban a estar entre ellos, pero el canadiense Dunfee, descolgado en el kilómetro 45, recuperó terreno y aprovechó el bajón de Tur, que hizo el esfuerzo tirando del grupo perseguidor, y bajo la amenaza de las amonestaciones, perdió la estela de Hilbert y vio cómo, a 150 metros de hacerse con el bronce, era rebasado por Dunfee, que saldaba su cuenta pendiente con las medallas desde Río, pero dejaba sin recompensa a un enorme Marc Tur, que firmó la mayor página de gloria para el atletismo pitiuso, pero se quedó a las puertas de entrar por la puerta grande en la historia de la marcha español y del olimpismo balear y nacional.