Jaime Mateu, tras finalizar su participación en Tokio. | Reuters - MIKE BLAKE

0

El 'skater' mallorquín Jaime Mateu hace historia con su debut olímpico en Park y acaricia la final para acabar décimo.

Fue un día histórico para un deporte que ha irrumpido con fuerza dentro del programa olímpico en los Juegos de Tokio. Y en la jornada que marcó un antes y un después en el devenir del skateboarding, un mallorquín ha formado parte de ese selecto grupo de veinte elegidos que pelearon por las primeras medallas. Jaime Mateu (Palma, 1995), además, fue protagonista de las eliminatorias, en las que además de ser uno de sus grandes animadores, el balear tuvo en sus manos un billete para la gran final, quedándose a las puertas con un décimo puesto que le privó de amarrar el diploma y luchar con los ocho mejores en la modalidad de Park por una plaza en el podio.

De inicio, dos de los favoritos, los estadounidenses Heimana Reynolds y Zion Wright, firmaban una puntuación que les alejaba de la final. En la segunda serie entraron en acción los dos españoles en liza. Jaime Mateu y Danny León plasmaron sobre su tabla y en el Parque Urbano de Ariake que el skateboarding crece con fuerza en nuestro país.

No tuvo suerte Mateu en su primera intentona, y cuando tenía embocado su ejercicio, se fue al suelo, para firmar una puntuación de 54.66 que le permitía albergar serias esperanzas. En su serie les tocó lidiar con otro de los candidatos al oro, el brasileño Pedro Quintas, discreto en el arrranque.

Noticias relacionadas

Dio un toque de atención Danny León en su segunda ejecución sobre el cemento. Se ponía al frente, con una marca de 72.24 que permitía albergar esperanzas de final y diploma para el skate español. Pero tampoco tuvo fortuna Mateu en su segunda salida, también con su ejercicio en la recta final, volvió a caer, quedándose con un 48.51 que le obligaba a echar el resto en la última salida para tener opciones de soñar.

Y lo hizo. Danny León se quedaba a medias, pero Jaime Mateu advirtió a la cámara de televisión. "Vamos a por todas". Y con dedicatoria para su abuela, cumplió con su promesa. Mostró el estilo agresivo que le define, mostró algunas de sus acrobacias y trucos más espectaculares y cerró con los brazos en alto su concurso tras una tercera salida en la que logró un 69.18 que iba a ser su puntuación de referencia y que le ponía tercero provisional, tras el brasileño Quintas y el también español Danny León.

Tocaba esperar errores y descartes en las otras dos mangas, pero la competencia era feroz. En especial la tercera serie, en la que el brasileño Francisco Luz (84.31), el australiano Kieran Wooley (82.69), el puertorriqueño Steven Piniero (76.20) y el francés Vincente Matheron (74.07) se interpusieron en el camino de Mateu, que caía al límite que daba el acceso a la final.

La última serie situó entre los ocho mejores al brasileño Pedro Barros (77.14), el australiano Keegan Palmer (77.00) y al estadounidense Cory Juneau (73.00). No hubo sorpresas, pero sí tristeza, pues Danny León y el balear Jaime Mateu se quedaban fuera de la final por las medallas. Noveno y décimo en un estreno alentador del skateboarding pensando en el futuro.