Joan Cardona, en la zona mixta del campo de regatas de Enoshima. | Fernando Fernández

0

Agotado tras una jornada de fuerte calor y exigencia física en las dos pruebas finales previas a la Medal Race olímpica de Finn, Joan Cardona (RCNP) no podía esconder su satisfacción por haber completado en posiciones de podio y con margen sobre el cuarto este tramo de competición en los Juegos de Tokio. «La Medal será defiinitiva. Con el húngaro (Berecz), el que quede delante acabará así, y respecto a los de atrás, vienen apretando fuerte, pero haciendo una buena prueba, tendríamos que conseguir una medalla. Nos queda un paso, pero es el más importante», asegura el regatista menorquín, que tiene a una prueba el sueño de su vida.

Y ya ha hecho cuentas, pensando en atar el podio para después pensar en qué metal será. «Sabemos que, si quedo entre los cuatro primeros, aseguro una medalla sin mirar al resto. Por eso, tengo que hacerlo lo mejor que pueda o se me dé», advertía el isleño.

Pero la competencia será dura, por delante y por detrás. «El húngaro Berecz venía aquí como favorito, y estar a dos puntos de él está muy bien. El neozelandés (Junior) se la ha jugado estos dos últimos días, haciendo lo contraro que el resto, y le ha salido bien, metiéndose cerca. Pero no nos queda otra que hacer una Medal buena y después ya veremos qué pasa, pero soy optimista y voy a por todas», refirió en zona mixta Cardona, que sufrió la dureza de la climatología este domingo en aguas de Enoshima.

«Ahora quiero descansar, estoy agotado. Ha hecho mucho calor y hemos sufrido. Físicamente ha sido exigente. Después, ya a pensar en la Medal, la regata de mi vida seguramente», aseveró antes de dejar la zona de competición.