La jugadorea de la seleccióne española de baloncesto Alba Torrens, durante el partido ante Canadá. | Reuters

0

Con la duda de saber quién será su rival en cuartos de final en los Juegos de Tokio, Alba Torrens pasaba revista a la primera fase del torneo femenino de baloncesto, que deja un balance inmejorable para España. «Valoramos estas tres victorias. Para conseguirlas, hemos demostrado y hemos podido ver que hacemos las cosas bien. Al final, hemos conseguido el objetivo, pasar como primeras, pero ahora llega un momento de reflexión, para ver qué se puede mejorar y tocar de cara a los cuartos de final», explicaba tras el partido la alero de Binissalem.

«Lo importante es lo que hemos hecho, centrarnos en nuestro juego, y ahora estamos donde queríamos estar», proseguía la mallorquina, que frente a Canadá aportó 12 puntos, 4 rebotes y 4 asistencias en casi 25 minutos en pista. Sobre el sorteo y los posibles rivales, «algo que ya no podemos controlar», admitía, señalaba a Francia y Australia «como las más peligrosas y potentes sobre el papel».

Las prestaciones de la selección española femenina de baloncesto en los momentos delicados a lo largo de esta primera fase es algo que valora Torrens, «Mirando atrás, ves que son tres grandes victorias (Corea del Sur, Serbia y Canadá), por cómo nos hemos sentido en la pista, pero todavía hay cosas que se pueden hacer mejor y somos exigentes, pero también realistas, porque queremos estar muy bien para cuartos y llegar lo mejor preparadas posibles», explicaba la jugadora mallorquina, uno de los estandartes de la actual subcampeona olímpica.