Mario Mola, a su salida a la competición mixta por relevos de triatlón. | World Triathlon

0

Mario Mola y sus compañeros se quedaron a ocho segundos del diploma olímpico en el estreno del balear y de la prueba del relevo mixto de triatlón dentro del programa de los Juegos. El mallorquín regresó a Odaiba para intentar pasar página tras quedarse sin recompensa en la prueba individual, y en el último pase recortó parte de la desventaja sobre sus antecesores, aunque no fue suficiente su esfuerzo, para acabar décimos, justo por detrás de Italia -octava- y Australia -novena-. Gran Bretaña, Estados Unidos y Francia se repartieron las medallas.

El formato resultó todo un espectáculo para el espectador, pero a la vez su esfuerzo notable para los deportistas, expuestos a un esfuerzo comprimido en 300 metros de natación, 6'8 kilómetros de ciclismo (2 vueltas a un circuito de 3'4 kilómetros) y otros 2 de carrera a pie (2 giros a un trazado de 1 kilómetro).

De inicio, España, con un equipo inédito, salió con Anna Godoy, que mantuvo el tipo en el agua, Mientras la estadounidense Katie Zaferes y la británica Jessica Learmonth abrían las primeras diferencias en cabeza. Acabada la primera posta, España era duodécima, a 54 segundos de la cabeza de carrera, pasando el testigo con una palmada a Fernando Alarza.

En ese relevo, el británico Jonathan Brownlee asestó un hachazo a la carrera, especialmente en el tramo a pie, llevándose tras de sí al norteamericano Kevin McDowell. Las desventajas de España iban creciendo paulatinamente, pasando ya del minuto, para irse a 1:22 al final del sector de Alarza, tras quien entró en liza Míriam Casillas.

El corte de cabeza estaba ya hecho y a España sólo le quedaba vaciarse para ir a por el diploma. Gran Bretaña, Estados Unidos, Holanda y Francia marcaban la pauta y la entrada en escena del mallorquín Mario Mola, con las medallas completamente descartadas, le dejaba a 2:50 de Alex Yee, Vincent Luis y compañía.

Mientras el francés peleaba por el oro y se ponía por delante en la transición al ciclismo, Mola iba escalando plazas en la general. El margen de tiempo era insalvable, pero había tráfico por delante para intentar firmar el mejor puesto. Y eso hizo el tricampeón de las Series Mundiales.

Yee puso la directa en el circuito de carrera a pie para celebrar una nueva medalla en Tokio 2020, en esta ocasión de oro, junto a Jonathan Brownlee, Jessica Learmonth y Georgia Taylor-Brown (1:23:41). Segunda y plata fue Estados Unidos (Zaferes, McDowell, Knibb y Pearson, 1:23:55) y el bronce acabó en manos de Francia (Periault, Coninx, Beaugrand y Luis, 1:24:04).

Mola apretaba por atrás, pero su esfuerzo (4:05 en natación, 9:51 en ciclismo y 5:29 en el 2.000 a pie) se quedó sin premio por apenas ocho segundos. Los que separaron a España de Italia, con una decepcionante Australia intercalada. Godoy, Alarza, Casillas y el balear Mola completaron la prueba con un tiempo de 1:26:31, un debut que puede abrir la puerta a potenciar esta especialidad en nuestro país. Y que cierra el concurso de Mario Mola en sus terceros Juegos Olímpicos, sin la recompensa de la medalla a su extenso palmarés.