La adolescente nipona logró una puntuación de 15,26 en el Parque de Deportes Urbanos de Aomi, y exhibió la mayor precisión y fluidez de sus trucos en la prueba celebrada bajo un sol intenso. En la imagen, junto a la participante carioca, de su misma edad. | Reuters

0

La japonesa Momiji Nishiya, de 13 años, ganó este domingo el oro en la primera final olímpica femenina de skate celebrada en Tokio, mientras que la plata fue para la brasileña Rayssa Leal, con la misma edad.

Nishiya emuló a su compatriota Yuto Horigome, quien conquistó en la víspera la primera final olímpica de skate de la historia, y dejó en Japón otro oro en la categoría calle de uno de los nuevos deportes que se estrenan en los Jugos de Tokio.

La adolescente nipona logró una puntuación de 15,26 en el Parque de Deportes Urbanos de Aomi, y exhibió la mayor precisión y fluidez de sus trucos en la prueba celebrada bajo un sol intenso y con temperaturas superiores a los 30 grados, al igual que la final masculina de la víspera.

La brasileña de 13 años dejó por su parte algunos de las maniobras más estéticas la jornada, luciéndose especialmente en sus grind de espaldas con suaves aterrizajes, aunque sufrió una caída en su último intento de backslide en el pasamanos que podría haberle dado el oro.

El podio lo completó otra nipona, Funa Nakayama, de 16 años, quien cuajó un impecable backside tailside y logró la máxima puntuación en un truco en la final, un 5.

La holandesa Roos Zweetsloot, que encabezó la clasificación de la final en el primer tramo, sufrió varias caídas en sus intentos más arriesgados y fue perdiendo fuelle hasta quedarse fuera del podio.

La brasileña Leal, la más joven representante olímpica de la historia de su país, se convirtió hoy también en la más joven medallista para Brasil.

La mayor decepción de la jornada fue la de la también nipona Aori Nishimura, reciente campeona del mundo en Roma y quien partía como máxima favorita en la final, donde no logró completar ningún truco digno de alzarla al podio en ninguno de sus cinco intentos.

La española Andrea Benítez, por su parte, no pudo clasificarse para la final al quedar en el puesto 15 en la primera ronda.

La gaditana, de 26 años, había obtenido plaza a Tokio a última hora, ya que pese a ocupar el vigésimo puesto en el ránking mundial, era la primera suplente del listado de clasificados con cupos por continentes, y pudo participar tras la baja causada por el positivo por covid de la holandesa Candy Jacobs.