Mavi García, tras competir en Tokio. | Fernando Fernández

2

Decepcionada por el desarrollo de la prueba que suponía su debut en unos Juegos Olímpicos, pero sacando la conclusión positiva de la experiencia, la ciclista mallorquina Mavi García repasó el devenir de una carrera en la que percibió enseguida que «los equipos no se organizaban. Yo pensaba que los más grandes harían un poco más de trabajo y no ha sido así», refería sobre la falta de entendimiento en algunos momentos por parte de algunas de las principales selecciones y el temor a tomar la iniciativa que dominó el grueso del recorrido.

«Parecía incluso que las holandesas se peleaban entre ellas, e Italia, con un grupo fuerte, no sé cómo lo han dejado pasar», en referencia a la escapada larga y que le dio el oro a la austríaca Anna Kiesenhofer. «Ha sido una carrera rara, me quedo con la sensación que no quería, que era la de tener fuerzas y no poder sacar todo lo que tenía dentro, porque al final hemos llegado al circuito el grupo. Se ha intentado, pero era complicado ya», comentaba la campeona de España sobre el ataque lanzado ya en el trazado de Fuji, al que enseguida respondieron las holandesas Van Vleuten y Van der Breggen.

Noticias relacionadas

En esos kilómetros finales, el escenario de carrera obligaba a tomar la iniciativa para tener opciones de medalla, neutralizadas las dos fugadas intermedias. «Me encontraba bien al final, lo veía difícil por la gente que había delante, por las que íbamos en ese grupo y por cómo iba la carrera. Pero ya está, me quedo con la experiencia de los Juegos, que no es poco, explicaba pese a todo sonriente la ciclista del Alé BTC Ljubljana, de 37 años y que junto a Ane Santesteban formó la pareja española en liza.

E insistió en la clave para el desenlace de la cita a la hora de diferenciar un Mundial de unos Juegos. »Aquí la gente no está organizada, va más por libre y es más complicado todo. Ha sido una carrera rara, todo el tiempo me preguntaba qué estaba pasando, por qué íbamos poco a poco al principio. Les han dejado 11 minutos y esta chica (Kiesenhofer) yo sé quién es y tiene fuerza, tiene gas y ha pasado eso porque no lo han sabido parar«, prosiguió Mavi, que tildó la competición como »una carrera con un escenario conservador».

No acaba aquí el periplo de la ciclista balear, que el miércoles disputar la contrarreloj individual, también en Fuji. «Ahora tengo la crono, no es mi especialidad pero haré lo que pueda y viviré un poco más esta experiencia», sentenció Mavi.