La nadadora española Mireia Belmonte compite en la prueba femenina de 400m Combinado de Natación durante los Juegos Olímpicos 2020. | Efe

0

Mireia Belmonte despejó las dudas con las que afrontaba los Juegos Olímpicos de Tokio, tras lograr este sábado la clasificación para la final de los 400 estilos, la primera de las tres pruebas individuales que la española nadará en la capital japonesa.

Ni los continuos problemas en los hombros, que han condicionado su preparación olímpica, ni la falta de competición con la que ha llegado a la cita pudieron impedir que llegado el momento de la verdad surgiese la mejor versión de Mireia.

Y es que la badalonesa, ganadora de cuatro medallas olímpicas, volvió a demostrar que, por encima de todo, es una sensacional competidora.

Bastó con verse rodeada de las mejores como la estadounidense Emma Weyant, la líder mundial del año, o la húngara Katinka Hosszu, que tratará de revalidar el oro olímpico, para que la española comenzase a recordar a la nadadora que se colgó el bronce en esta misma prueba hace cinco años en los Juegos de Río.

Espoleada por sus rivales la nadadora del UCAM Fuensanta rebajó en más de tres segundos su hasta ahora mejor marca del año, los 4:39.37 que nadó en Roma a finales del mes de junio, tras firmar este sábado un cromo de 4:35.88 en el Centro Acuático de Tokio

Un registro que permitirá a Mireia Belmonte partir con la cuarta mejor marca de todas las participantes en la final que se disputará este domingo y en la estadounidense Weyant se perfila como la rival a batir, tras lograr un crono de 4:33.55 minutos, más de dos segundos menos que la española.

Pero si Belmonte se quedó lejos de la norteamericana, mucho más cerca se quedó de las otras dos nadadores que le precedieron en las listas de tiempos, la británica Aimee Willmott, que con una marca de 4:35.28 aventajó en seis décimas a la española y la japonesa Yui Ohashi, que apenas superó por 17 centésimas a Mireia Belmonte, tras nadar en un tiempo de 4.35:71,

De hecho, la nadadora catalana superó con claridad a la vigente campeona olímpica, mundial y continental de la prueba, la húngara Katinka Hosszu, que accedió a la final con el séptimo mejor tiempo, tras firmar un registro de 4:36.01.

Quien no podrá repetir en la final de los 400 estilos masculina será el español Joan Lluis Pons, octavo en los Juegos Olímpicos de Río, tras caer eliminado en las preliminares con un tiempo de 4:12.67 minutos.

Tiempo que dejó al balear, cuarto en los Mundiales de Gwangju 2019, a 2.30 segundos del británico Max Lichfield, que logró el último billete para la final con una marca de 4:10.20,

SATO DECEPCIONA EN LOS 400 ESTILOS Y PEATY CUMPLE EN EL 100 BRAZA

Una final en la que no estará tampoco, contra todo pronóstico Daiya Seto, la gran estrella de la natación japonesa y vigente campeón mundial, que se quedó fuera de la lucha por las medallas por tan sólo 32 centésimas

Quien no falló fue el británico Adam Peaty, vigente campeón olímpico, mundial y continental de los 100 braza, que lideró las series preliminares del hectómetro con un tiempo de 57.56, más de medio segundo por encima del récord del mundo que Peaty posee con un crono de 56.88 segundos.

Tampoco defraudó la sueca Sarah Sjostrom, la vigente campeona olímpica de los 100 mariposa, que demostró que se encuentra perfectamente recuperada de la fractura que sufrió el pasado mes de febrero en el codo derecho y que le obligó a pasar por el quirófano, tras lograr con un crono de 56.18 la tercera mejor marca de las preliminares en el hectómetro mariposa.

Un tiempo que sólo pudieron mejorar la china Yufei Zhang y la australiana Emma Nckeon, las únicas en bajar de los 56 segundos y que compartieron el primer puesto con un registro de 55.82 segundos.

De hecho, Sjostrom fue decisiva para la clasificación del cuarteto sueco para la final del relevo 4x100 libre y en la que no estará el equipo japonés encabezado por Rikako Ikee.

LA JAPONESA IKEE GANA SU PARTICULAR FINAL

Sin embargo, el triunfo de Ikee ya ha ganado con su simple presencia en la cita olímpica, un objetivo que parecía imposible cuando a comienzos de 2019 la joven nadadora japonesa anunció que padecía leucemia

Desde entonces Ikee, que se perfilaba como una de las grandes estrellas del equipo japonés en los Juegos de Tokio, inició una emocionante carrera por participar en la cita olímpica, en la que Rikako Ikee disputó este sábado la primera de las dos pruebas de relevos, la otras es el 4x100 estilos, en las que competirá en el Centro Acuático de la capital japonesa.