Joan Lluis Pons Ramon, durante la competición. | Efe - VALDRIN XHEMAJ

0

Firmó un marcón, un nuevo récord España rebajando en más de medio segundo el que fijó en el Mundial de 2019, pero el 'solleric' Joan Lluís Pons se quedó sin poder repetir la final olímpica de los 400 metros estilos en los Juegos de Tokio, a los que llegaba como una de las grandes referencias del equipo nacional de natación.

Fue de menos a más de una manera vertiginosa en una segunda serie en la que Pons marcaba la mejor marca de salida, su ya extinta plusmarca nacional de 4:13.30. El australiano Lee se empeñó en tomar ventaja en los primeros metros y en la mariposa abrió una ligera brecha, que con la transición a la mariposa hizo emerger al mejor Pons, que fue remontando metros y posiciones hasta ponerse a la estela de Lee, al que avanzó rumbo a los tres cuartos de serie en la braza.

Ya no hubo quien pudiera con Joanllu, que puso la directa y se vació a la caza de una marca que le permitiera estar entre los ocho elegidos. Llegó exhausto y firmó un crono de 4:12.67 que le ratifica como el mejor especialista de los últimos tiempos en los 400 estilos, primero de la tercera manga y a la espera de unas cuentas que no salieron.

Noticias relacionadas

Porque en la tercera serie, hasta siete nadadores mejoraron ese tiempo de Pons, que cerraba a falta de una manga la lista de finalistas provisionales. Y faltaban Seto y compañía... Y ahí saltó la sorpresa. La cuarta y última tanda fue vibrante, más por ver como el ídolo local, el japonés Daiya Seto, sufría para seguir la estela del italiano Razzetti, el estadounidense Litherland y el francés Marchand.

De nuevo siete nadadores mejoraron la marca del mallorquín, que se quedaba fuera de al finalísima pese a su excelente actuación y esfuerzo, para acabar con el décimoquinto mejor registro de la tarde, con esos 4:12.67 que ya forman parte de la historia de la natación balear y española.

Y la sorpresa se consumó. Pues Seto acabó noveno y se quedó, salvo sorpresa de última hora, sin poder pelear por el oro olímpico en su propio país. El mejor tiempo de todas las series lo logró el australiano Brendon Smith (4:09.27), con hasta seis de los ocho clasificados para la final bajando de 4:10. Pero Joanllu volvió a dejar huella en su segunda incursión olímpica, mostrando su carácter competitivo para, aunque no nadará la final, llevarse otro récord de España de la distancia.