Camas de cartón en la Villa Olímpica. | Twitter: @iocmedia

20

Las camas 'antisexo' es una de las medidas más curiosas de estos Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Pese a que la organización acordó el pasado mes de junio el reparto de condones a los deportistas, aunque recomendó que no se mantuvieran relaciones sexuales durante la celebración, ahora han tomado una medida que directamente les imposibilita mantener relaciones en la Villa Olímpica.

Los deportistas descansarán en camas de cartón, diseñadas para que los atletas puedan dormir pero no practicar sexo. El motivo: sólo soporta el peso de una personas. Además de este motivo, la organización señala que es parte de su compromiso con el medioambiente.

Los organizadores han pedido a los participantes de los Juegos que limiten lo máximo posible su estancia en la villa: ingresar cinco días antes de competir, en principio, y abandonarla dos días después de que terminen las pruebas de sus disciplinas.

La Villa Olímpica, que alberga comedores, un gimnasio y un centro de control de dopaje, contará también con una clínica para gestionar los potenciales casos de covid-19, además de unas instalaciones médicas para atender otro tipo de contingencias sanitarias. El uso de mascarilla será en principio obligatorio en las zonas comunes y cuando no pueda garantizarse una distancia de seguridad apropiada para todos los atletas olímpicos y paralímpicos, que se esperan que sean unos 15.400 en conjunto, y otro personal con contacto frecuente con ellos.

La apertura de la Villa Olímpica se produce un día después de la entrada en vigor de un nuevo estado de emergencia sanitaria en Tokio por el aumento de contagios experimentado en semanas recientes y la propagación de variantes más peligrosas y contagiosas, algo que ha alertado a los expertos sanitarios del país.

Esto ha provocado también que los organizadores hayan optado por descartar la presencia de público en prácticamente todas las competiciones de los Juegos, con algunas excepciones en sedes que se encuentran más alejadas de Tokio (donde se concentran la mayoría) y donde la incidencia de la covid es menor.