Imagen de un partido de Tercera División entre el Sant Jordi y el Manacor disputado esta temporada. | Daniel Espinosa

Los colegiados de las Islas valoran de forma positiva el paquete de medidas de la Federació de Futbol de les Illes Balears para luchar contra la violencia y, al mismo tiempo, han expresado a través de un comunicado una medida contundente para poner freno a las agresiones. Los árbitros valoran una acción inmediata en los campos que se produzca una agresión y no descartan volver a ejercer su derecho a no dirigir encuentros si se reproducen episodios deleznables como los que han tenido que sufrir esta temporada.

Noticias relacionadas

La misiva de los árbitros deja claro que el estamento «valora positivamente todas las acciones que se plantea tomar la FFIB y especialmente el apoyo del Comité, que instaurará una figura de enlace entre los representantes y el propio Comité». Además, refleja su intención de trabajar «codo a codo, y juntamente con Comité de Árbitros y FFIB, aportando propuestas y diferentes estrategias a implementar a corto y medio plazo».

Una de las propuestas que los colegiados es que en el caso de que un colegiado sea agredido en un campo de fútbol «se establezcan los mecanismos pertinentes para que, desde ese momento, hasta final de temporada ese equipo dispute sus partidos a puerta cerrada». «De lo contrario, los compañeros valorarán la posibilidad de ejercer su derecho a no arbitrar a ese equipo concreto lo que reste de temporada», apunta.