El presidente de la FFIB, Miquel Bestard.

0

La Federación de Fútbol de Baleares (FFIB) ha expresado este miércoles su condena tras las presuntas amenazas sufridas por los árbitros que dirigieron este martes el Collerense-Rotlet Molinar de Tercera División y ha informado de que valora personarse en el procedimiento penal como acusación popular.

En un comunicado, el ente se ha referido a los incidentes ocurridos en el encuentro entre el Collerense y el Rotlet Molinar, tras el cual, presuntamente un aficionado habría amenazado con una navaja a los colegiados.

El presidente de la FFIB, Miquel Bestard, ha contactado con ambos clubs para conocer de primera mano la versión de los dos equipos que participaron en el encuentro.

En la nota, la FFIB ha condenado los hechos y ha lamentado que, en el fútbol actual, todavía puedan darse todavía amenazas hacia el colectivo arbitral y ha rechazado cualquier tipo de violencia, física o verbal.

Por otra parte, la FFIB ha aclarado que desde un punto de vista disciplinario no puede actuar contra una persona que no tenga licencia federativa. Según han explicado, muchos de los campos en los que ocurren este tipo de incidentes son de titularidad municipal y es «imposible» que la FFIB pueda tener una potestad discrecional de actuar adoptando cualquier tipo de medida cautelar sobre el sujeto en cuestión.

La FFIB ha instado a la Comisión contra la Violencia en el Deporte de la Dirección General de Deportes a tomar medidas para que este tipo de hechos no se repita.