El técnico del Villarreal, Unai Emery. | Domenech Castelló

0

Ponerle freno a un Real Madrid lanzado en su regreso al Santiago Bernabéu, con once goles en dos partidos de local que le asientan en el liderato, y conquistar al fin el estadio madridista es el reto de Unai Emery con el Villarreal, tras estrenar su casillero de triunfos la pasada jornada.

Con Almería, Valencia y Sevilla ganó Emery al Real Madrid, pero de cada paso por el Bernabéu se llevó un mal recuerdo. Once visitas y un solo empate sin goles. Recuerdos dolorosos como la final de la Supercopa de España perdida con el equipo che o el duro golpe a mandos del PSG en la Liga de Campeones en la última ocasión que lo pisó.

De visitante ante el equipo blanco su mala línea la aumenta la final de la Supercopa de Europa perdida con el Sevilla y la última derrota en Valdebebas. Trece duelos y doce derrotas. Una estadística que desea romper ante un Real Madrid lanzado en el que Carlo Ancelotti ha dado con la tecla del buen fútbol y el espectáculo a base de goles. Hasta 21 en seis jornadas, con cinco triunfos y un solo empate cedido en casa del Levante.

El técnico italiano recupera a su primera unidad tras las exitosas rotaciones realizadas ante el Mallorca (6-1). En su buena dinámica los que no rotan son dos futbolistas decisivos en el gran inicio de curso madridista, el brasileño Vinicius, cinco goles y dos asistencias, mejorando ya sus estadísticas de toda la pasada temporada, y, cómo no, Karim Benzema. Ancelotti no recuperará sin embargo de inicio a ninguno de sus lesionados.

El Villarreal llega al Bernabéu con las buenas sensaciones de haber logrado la primera victoria de la temporada. El triunfo ante el Elche llega acompañado por la mejoría del equipo y de algunos de sus jugadores de peso, Pau Torres, Dani Parejo o Paco Alcácer, que estaban todavía con falta de ritmo de juego y de partidos.