0

El presidente del Benfica, Luís Filipe Vieira, ha sido detenido este miércoles, junto a su hijo y otros dos empresarios tras una serie de registros en 45 dependencias para esclarecer negocios de más de 100 millones de euros que podrían acarrear diferentes delitos fiscales y de blanqueamiento de capital.

Según un comunicado emitido por la Fiscalía de Portugal, la operación comenzó durante la mañana de este miércoles con 45 órdenes de registro en las ciudades portuguesas de Lisboa, Braga y Torres Vedras.

Fueron inspeccionadas diferentes entidades -entre ellas la del Benfica-, domicilios, oficinas, despachos de abogados y la institución bancaria de Novo Banco.

En el foco de la investigación, la Fiscalía se refiere a hechos ocurridos desde 2014, susceptibles de diferentes delitos de abuso de confianza, burla cualificada, falsificación, fraude fiscal y blanqueamiento de capitales.

Según el comunicado de la Fiscalía, en el proceso, aún bajo secreto sumarial, se investigan «negocios o financiaciones por montantes superiores a 100 millones de euros, que podrán haber acarreado perjuicios elevados al Estado y a algunas sociedades».

En el proceso de los registros practicados hoy han intervenido 66 inspectores de la Agencia Tributaria lusa, 4 magistrados del Ministerio Público, 3 jueces y 74 agentes policiales.

Según revelan este miércoles algunos medios de comunicación portugueses, en el foco de la investigación también están la venta de acciones del Benfica y el empresario portugués José António dos Santos (uno de los cuatro detenidos) -accionista del Benfica a través de varias empresas que él controla-, que habría comprado deuda de una empresa gestionada por Luís Filipe Vieira.