El entrenador del FC Barcelona, Ronald Koeman , y el entrenador del Athletic, Marcelino García Toral, posan junto a la Copa antes de disputar este sábado la final de la Copa del Rey de fútbol. | Efe

0

El Athletic Club-Barcelona, que este sábado (21:30 horas) dirimirá un nuevo título de la Copa del Rey en La Cartuja de Sevilla, supondrá otro duelo más en el torneo entre los dos clubes con más trofeos conquistados y los únicos a lo largo de la historia de la competición que han llegado a ser considerados ‘Rey de Copas’.

Si siempre había sido considerado así el equipo vasco, la racha azulgrana en las últimas décadas, donde además ha ganado las últimas cuatro finales que ha disputado contra los vizcaínos, ha permitido al Barça ser ya ampliamente el primero de la competición (30 títulos frente a 23).

El cuadro catalán llega a la cita copera dispuesto a conseguir el primer título de la era Koeman, con el desenlace de LaLiga aún por decidir.

Los azulgranas aspiran a un doblete que, en primer lugar, pasa por vencer este sábado al Athletic, y vengar así la derrota que el cuadro bilbaíno les infligió en la final de la Supercopa de España (2-3), celebrada este enero en el mismo escenario.

Noticias relacionadas

Convocatoria

Para la expedición a Sevilla, Koeman ha convocado a 26 futbolitas, incluidos el delantero Ansu Fati y el portero Norberto Murara, que viajan con el resto del equipo sin tener aún el alta médica de sus respectivas lesiones en el menisco y en el tobillo.

Por su parte, Philippe Coutinho, que también está lesionado, será el único jugador del primer equipo que no presenciará la final. El futbolista se desplazó hace dos semanas a Brasil para ser intervenido de un quiste meniscal en su rodilla izquierda.

De cara al partido, Koeman aún tiene dudas sobre el estado de Piqué. El central catalán volvió a entrenarse con el grupo la semana pasada después de lesionarse la rodilla derecha en la semifinal copera ante el Sevilla, disputada a principios de marzo.

De este modo, Ronald Araujo y Clement Lenglet serían los dos zagueros que ocuparán en el eje defensivo si finalmente decide prescindir del 3-5-2 y recuperar la defensa de cuatro. De no ser así, Mingueza sería el tercer central, acompañado por Sergiño Dest y Jordi Alba en los laterales.

En ese posible 4-3-3, en el centro del campo estarán los habituales Sergio Busquets, De Jong y Pedri, mientras que en la delantera Griezmann recuperaría la titularidad para acompañar en el tridente a Dembélé y Leo Messi.

Por su parte, el Athletic encara el partido todavía deprimido por la derrota en la final de hace dos semanas ante la Real Sociedad (0-1), el derbi vasco que debía determinar el campeón del curso anterior y que se atrasó a este por la pandemia y para jugarse con público. Algo que tampoco pudo ser.

No se ha recuperado aún del golpe sicológico un equipo que soñaba con un histórico e inédito triplete y al que, tras el varapalo recibido en un choque de rivalidad que acometió casi eufórico, parece que este curso con tres finales y al menos un título se le puede quedar en decepción.

Para evitar esa sensación, que seguro irá desapareciendo con el tiempo, el equipo de Marcelino dispone de la oportunidad: una nueva final ante el Barcelona.

Marcelino ha tenido que centrar su trabajo en el reseteo mental de sus jugadores, muy alejados de la versión de enero en una final ante la Real para la que aún medite respuestas.