7

El central del Barcelona Gerard Piqué, que ni jugó este sábado contra el Real Madrid en Valdebebas (2-1), saltó al campo nada mas acabar el partido para protestar al árbitro por haber descontado sólo cuatro minutos.

Pese a los intentos del delegado azulgrana, Carles Naval, por impedirlo, Gerard Piqué, muy enfadado, abordó a Gil Manzano para mostrar su desacuerdo por entender que tuvo que alargar más el partido por el tiempo que el colegiado invirtió en solucionar unos problemas con el intercomunicador.

Antes, al intercambiar saludos con los jugadores madridistas y al encontrarse con el croata Luka Modric, éste le afeó su conducta.

El central del Barcelona Gerard Piqué, que ni jugó este sábado contra el Real Madrid en Valdebebas (2-1), saltó al campo nada mas acabar el partido para protestar al árbitro por haber descontado sólo cuatro minutos.

Las críticas que el Barcelona realizó al árbitro tras el partido fueron las relativas a un posible penalti de Mendy a Martin Braithwaite en la segunda parte, que Ronald Koeman calificó de «clarísimo», y los cuatro minutos de tiempo añadido, que a los jugadores azulgrana les resultaron pocos.

Gerard Piqué fue amonestado con tarjeta amarilla. En el apartado «Otras incidencias» del acta oficial, el árbitro del clásico reflejó: «(Jugador: Gerard Pique Bernabeu). Fue amonestado por realizar observaciones de orden técnico una vez finalizado el encuentro y dentro del túnel de vestuarios».