Miquel Jaume, confianza y compromiso

|

Valorar:
Imagen de archivo del presidente y fundador del Palma Futsal, Miquel Jaume, en las gradas de Son Moix.

Imagen de archivo del presidente y fundador del Palma Futsal, Miquel Jaume, en las gradas de Son Moix.

M. À. Cañellas

No es fácil hacerse a la idea de que Miquel Jaume se ha marchado. Nadie lo esperaba. Ni el propio Jimmy, que este martes entró en el quirófano y no volvió a despertar. Su corazón andaba débil, pero nada permitía aproximarse a la tragedia. El eterno presidente del Palma Futsal se ha ido. Sin avisar. Provocando un hondo vacío. Quizás suene a tópico, pero es insustituible.

Miquel Jaume era ante todo un hombre de proyectos. Le gustaba planificar a medio plazo y rodearse de gente profesional. Entregaba confianza, pero exigía compromiso. Se trataba de edificar poco a poco y alcanzar el éxito.

El Palma Futsal es quizás su obra más contundente. Fundó un club en Manacor que vivía en la clandestinidad y en apenas diez años logró convertirlo en una referencia a nivel nacional. Su mecenazgo resultó determinante, pero también acabó sentando las bases de un club modélico y sostenible.

Antes de apasionarse por el fútbol sala, Jimmy fue una referencia en el mapa futbolístico balear. Como entrenador y durante la década de los ochenta y principios de los noventa logró éxitos importantes, como el ascenso del Olímpic a División de Honor juvenil o el del CD Manacor a Segunda B. También trabajó en la cantera del RCD Mallorca. Es probable que su larga etapa en los banquillos de madera marcara su perfil como directivo.

Junto a José Tirado, su hijo adoptivo, Jimmy construyó un club que puso al mismo nivel la parcela deportiva y la social. Seguidor del Barça y amante de la buena mesa, deja un legado deportivo enorme, pero también poso de buena gente. Todo corazón, aunque en el último momento le traicionara. Descansa presi.

Comentar

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión.

De momento no hay comentarios.