Liga Santander 19/20

Los horarios de la Liga siguen en el aire

| Madrid |

Valorar:
preload
Andrés Sanchez Magro, el juez de lo mercantil que ha citado este miércoles a la Federación Española de Fútbol (RFEF) y a LaLiga para determinar quién tiene competencias para la fijación de las fechas y horarios de los partidos.

Andrés Sanchez Magro, el juez de lo mercantil que ha citado este miércoles a la Federación Española de Fútbol (RFEF) y a LaLiga para determinar quién tiene competencias para la fijación de las fechas y horarios de los partidos.

07-08-2019 | Kiko Huesca

El titular del Juzgado de lo Mercantil número 2 de Madrid decidirá en los próximos cinco días, sobre los horarios de la Primera y Segunda División del fútbol español en el contencioso que enfrenta a la Federación Española de Fútbol (RFEF) y LaLiga, cuyo vista oral tuvo lugar este miércoles.

Después de que ambas entidades no llegasen a un acuerdo sobre los horarios de los fines de semana, la Juez de Competición de la RFEF, Carmen Pérez dictaminó el 26 de julio que solo podían disputarse partidos los sábados y los domingos, por los que LaLiga presentó una denuncia en el Consejo Superior de Deportes y solicitó medidas cautelares para que se puedan seguir jugando partidos viernes y lunes.

La vista comenzó a las 9:45 horas y durante un receso realizado tras dos horas de juicio se informó de que, al ser un caso que requiere de un gran análisis, el juez de lo mercantil Andrés Sánchez Magro no publicará una resolución este mismo miércoles y esta se hará pública en un plazo de, como máximo, cinco días.

Eso sí, el auto de medidas cautelares se espera que pueda estar este mismo viernes, si no se haría público el lunes, debido a que está programado que la Liga comience el 16 de agosto con el partido entre el Athletic de Bilbao y el Barcelona.

El juicio, que se extendió hasta las tres horas y media, se inició con la intervención de la abogada de LaLiga, María José López, en la que aseguró que LaLiga está pecando de un «abuso de poder» que «dinamita el proceso de comercialización de derechos audiovisuales».

Además, se remitió al Real Decreto Ley 5/2015 por el cual, según la letrada, entienden que LaLiga tiene la potestad de poder fijar partidos los lunes y los viernes incidiendo en que tienen la capacidad de fichar fechas y horarios, aunque no calendarios.

Tras exponer su denuncia, el abogado de la RFEF, Tomás González Cueto comenzó su intervención, más larga al tratarse LaLiga de la parte demandante, asegurando que aceptarán la decisión judicial sobre si habrá fútbol o no los viernes y lunes en Primera y Segunda División Española.

«Estos días ha existido una gran presión mediática generada por LaLiga con noticias que no son ciertas. Obviamente la RFEF cree en el estado de derecho y respetará y cumplirá las resoluciones del juez porque cree en la independencia del poder judicial», declaró.

González Cueto se mostró contundente refiriéndose a LaLiga. Señaló que sus argumentos «se basan en mentiras evidentes y groseras» y que comercializaron algo -los derechos televisivos- que «tenían casi seguro, pero no seguro» y que esto «roza o bordea la administración desleal».

Tras las intervenciones de apertura se dio paso a los testigos y fue Jaume Roures Llop, presidente del grupo multimedia de comunicación Mediapro, el que abrió el turno de interrogatorios asegurando que no jugar partidos ligueros los viernes y los lunes perjudicaría al aficionado.

«Si al aficionado le damos menos posibilidades de acceder a nuestro producto le estamos perjudicando, esto me parece obvio y evidente», declaró en el Juzgado de lo Mercantil número 2 de Madrid, donde compareció como testigo a solicitud de LaLiga.

«Hay que tener una visión amplia de lo que es el aficionado al fútbol. Es el que va al estadio, el que lo sigue por televisión, el que se engancha a las redes sociales, a la televisión... En el S.XXI la competencia exige una fidelización del aficionado», dijo Roures al ser cuestionado por la letrada de LaLiga.

Tras esto, el presidente de Mediapro contestó al abogado de la RFEF asegurando que sus palabras «no vienen a definir mi negocio, sino que el fútbol funcione como debe funcionar» e insistió en que si se suprimen los partidos de Primera y Segunda División los lunes y los viernes significaría una pérdida para el negocio televisivo ya que «los operadores empezarían a negociar los contratos a la baja a partir de un 30 por ciento».

El siguiente turno fue para Juan Andrés García Ropero, director de deportes de Movistar, y que también fue requerido por LaLiga, cuyas respuestas se centraron en los problemas que le ocasionarían la operadora que representa el no jugar los viernes y los lunes.

«Nosotros acudimos a una oferta que nos interesaba; una emisión que iba de viernes a lunes y que interesó a la empresa que represento. Si se solapasen partidos, nuestros clientes no podrían verlos todos debido a las características de nuestros canales HD; además influiría en el aspecto logístico ya que habría que invertir más recursos, tener más narradores? lo complicaría mucho», dijo.

La ronda de preguntas más tensa de la mañana llegó con Andreu Camps, secretario general de la Real Federación Española de Fútbol, respecto al que LaLiga solicitó previamente al juez que se le considerase como parte y no como testigo, ya que pertenece a la RFEF. Un rifirrafe durante el que el juez Sánchez Magro no insistió en la brevedad, como sí pidió en otras ocasiones.

«Quedamos en negociar el 17 de julio, pero cuando llegamos allí dijeron que esto era lo que había y que, o aceptábamos lo que había con un 25 por ciento más, o iban a los tribunales. A unos tribunales a los que ya habían ido el 11 de julio, declaró Camps.

Además, el secretario general de la RFEF y la letrada de LaLiga mantuvieron una discusión sobre los horarios y fechas y el calendario fijado, además de recordad que la RFEF ya propuso una organización alternativa tras la decisión de la Jueza de Competición.
La comparecencia más breve llegó con Carlos Velasco Carballo, presidente del Comité Técnico de Árbitros (CAT), al que el abogado de la RFEF llamó para negar que este organismo se haya planteado no enviar árbitros a los partidos de Primera y Segunda División que se disputen los viernes o los lunes, como se recoge en la página 50 de la demanda de LaLiga ante el juez. «No, nunca se ha producido», declaró de forma concisa Carballo.


El siguiente turno fue para los peritos de ambas instituciones, que se limitaron a confirmar ante el juez, bajo juramento, sus informes sobre la disputa que se está dirimiendo en el Juzgado de lo Mercantil número 2 de Madrid.

En el caso del perito de la RFEF, Juan Antonio Calle, ratificó la veracidad de una entrevista de Javier Tebas en el programa de El Larguero de la Cadena Ser que la Federación remitió como prueba para demostrar el cambio de opinión del presidente de LaLiga.

En esta aseguraba que si el convenio, firmado en 2014 y aplicable hasta el 30 de junio de 2019, no se extendía se pasaría a jugar solo los sábados y domingos. Sin embargo, en el último convenio de coordinación firmado por ambas entidades se dejó fuera la posibilidad de jugar los viernes y los lunes a esperas de una negociación que ha sido infructuosa y que ha llegado hasta los tribunales.

Por último, los representantes de LaLiga y la RFEF establecieron sus conclusiones, que el juez pidió que fueran «cortitas y al pie», haciendo uso del lenguaje futbolístico, en las que ambas partes insistieron en las ideas desarrolladas previamente.

Así, el auto de medidas cautelares queda visto para sentencia, que se hará pública durante los próximos cinco días, y que, en principio, afectaría a las tres primeras jornadas de Liga, las únicas que tienen fecha y hora oficial para su disputa.

Esta cautelar sería recurrible, pero no tendría efecto alguno hacerlo ya que con los tiempos jurídicos ya se habría puesto en marcha la competición. Eso sí, al tratarse de una vista para medidas cautelares, esta disputa podría perdurar en el tiempo a no ser que alguna de las partes se retire.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.