Aficionados del Real Murcia, ante la sede de la federación de peñas, tras conocer la decisión tomada esta tarde por el juez Francisco Javier Vaquer, titular del juzgado numero 7 de Lo Mercantil de Madrid, que desciende al Real Murcia a Segunda División B. | Marcial Guill

4

El Real Murcia impugnará el fallo judicial que sentencia su descenso a Segunda Division B, tal y como ha indicado a través de un comunicado oficial en el que, además, reclama a la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) y al Consejo Superior de Deportes (CSD) para que colaboren con su causa y hagan posible su participación en la Liga Adelante esta misma temporada.

Después de que este jueves se supiera que el Juzgado de lo Mercantil número 7 de Madrid decretara la inscripción del equipo grana en la Liga Adelante pero también su descenso a Segunda B por la deuda que mantiene con Hacienda, este viernes el Murcia ha remitido un comunicado en el que expone que la primera decisión debe prevalecer sobre la segunda.

En la nota pública colgada por el club en su página web se hacen aclaraciones ante lo que consideran «disparidad de interpretaciones realizadas por diversas fuentes» respecto al contenido y el fallo del auto de ayer, «algunas de ellas netamente subjetivas y carentes del más mínimo rigor jurídico».

Noticias relacionadas

Entre esas aclaraciones, el Real Murcia afirma que el Juzgado reconoce su jurisdicción y competencia para conocer y resolver no sólo sobre la suspensión cautelar de la ejecución de los acuerdos adoptados por la Liga de Fútbol Profesional (LFP) de fechas 1 y 7 de agosto de 2014, sino también del ulterior procedimiento principal a través del cual el Real Murcia interesará la anulación de los mismos.

Añade que reconoce que el control económico impuesto y llevado a cabo por la LFP, al menos de forma indiciaria, «resulta absolutamente antijurídico, al tener en cuenta hechos y circunstancias económico financieras anteriores a la entrada en vigor de las exigencias estatutarias que presuntamente lo sustentan».

Asimismo añade que el Juzgado indica que tal expulsión del mercado «indefectiblemente provoca en el Real Murcia, en sus accionistas y en sus acreedores un cierto y severo perjuicio económico, de reputación, de prestigio y moral, y por el contrario, su inscripción y participación en el fútbol profesional no provoca ningún daño a la LFP o terceros, pues los posibles intereses generales, plurales o colectivos del resto de clubes invocados por la propia LFP en su escrito de oposición en modo alguno resultan incompatibles o se ven afectados por la tutela cautelar interesada por el Real Murcia».

«Que como consecuencia de todo ello, el Juzgado, ratificando su auto de fecha 12 de agosto de 2014, suspende el acuerdo adoptado por la LFP de fecha 1 de agosto de 2014, y ordena la inmediata inscripción y afiliación del Real Murcia en la LFP en la temporada deportiva 2014/2015, desestimando la oposición formulada por la propia Liga al respecto», concluye el escrito.