Llorenç Serra Ferrer, junto a Tolo Martorell, en el palco del estadio de Son Moix. | Teresa Ayuga

11

Si de algo se había jactado Serra Ferrer durante su estancia en el puente de mando del Mallorca era de haber liquidado, año tras año, las fichas de la plantilla sin tener que recurrir a pagarés. Sin embargo, ayer, a través de Tolo Martorell, le propuso al resto de consejo la posibilidad de tomar ese camino. La medida, que no supondría más que un aplazamiento de las obligaciones del club en ese sentido, tal y como se recoge en la previsión de tesorería elaborada por la dirección general, no contó con el respaldo de los miembros del órgano de gobierno. De hecho, el propio presidente, Gabriel Cerdà, aseguró a la conclusión del encuentro que existen recursos para evitarlo y que hay liquidez, a pesar de que «hay gente que está poniendo palos en las ruedas».

El consejo, despojado de sus tres accionistas de referencia (Serra Ferrer, Terrasa y Claassen), se reunió durante algo más de cinco horas en las oficinas de Son Moix para abordar una serie de puntos alejados del plano deportivo y centrados principalmente en aspectos necesario para el buen funcionamiento del día a día en el club. «La reunión se ha celebrado precisamente hoy (ayer) para que todo el mundo pudiera cobrar día 1, porque si no después vienen los trámites, las certificaciones, delegar en Juan Barrios para que pueda ejecutar los pagos... Todo está bien y lo que ha salido de este consejo es, sobre todo, la unidad que el club necesita para intentar que todos rememos en el mismo sentido y que el domingo todo el mundo piense en el equipo y en animar a los jugadores», explicaba Gabriel Cerdà.

Tranquilidad

En cuanto a la propuesta planteada por Serra para abonar las fichas de los futbolistas, Cerdà fue tajante. «No se pagará con pagarés. Tenemos muchos recursos y tenemos que estar tranquilos», destacaba. «Tenemos dinero y la situación económica puede tirar hacia adelante. Es verdad que la Liga o el G-34 nos deben 4,5 millones de euros y que estamos negociando, o que tenemos una demanda en el TAS. Todo eso son ingresos que llegarán y tenemos un plan de negocios que, en principio, permite llegar a buen puerto a final de temporada», insistía el mandatario.