0

España se presenta en Sudáfrica 2010 lanzada, considerada como favorita y dispuesta a, como ocurrió en la Eurocopa 2008, a poner fin a su acumulación de desilusiones y frustraciones en los anteriores Mundiales de fútbol. Por unas razones o por otras, el único resultado de relumbrón fue el cuarto puesto que alcanzó en Brasil'50 y los momentos históricos positivos son infinitamente inferiores a los traspiés.
«La historia de la selección está llena de encuentros bien jugados y perdidos y encuentros mal jugados y ganados», llegó a afirmar en su día Pablo Hernández Coronado, quien ocupó el cargo de seleccionador nacional en los años 50 y 60.
Esta frase y su versión moderna: «Jugamos como nunca y perdimos como siempre», estaban vigentes hasta la Eurocopa de Austria y Suiza, en la que la selección comandada por Luis Aragonés puso fin de un plumazo a insistentes penurias en las grandes competiciones.
Sin contar con los dos títulos europeos, de manera reiterada España, pese a disponer siempre de, presuntamente, buenos combinados y grandes figuras, no ha encontrado el éxito en los Mundiales, en los que ni siquiera ha logrado subir al podio.