Imagen de uno de los entrenamientos de la selección española de fútbol. | Reuters

1

Sin un líder que echarse a la boca; sin nadie al que exigirle paradas salvadoras o goles terminales; sin la corriente de euforia que acompañó a ‘la Roja’ en otros torneos de esta magnitud ni debates sobre posibles Balones de Oro con denominación de origen, España abre hoy el melón con más dudas que certezas, la peor preparación que se recuerda y con Lucho como el único líder... para bien y para mal.

Entre la estrambótica lista de Luis Enrique –muchos de los internacionales son irreconocibles para la mayoría de los mortales-, la soberbia del seleccionador (incluso hubiera citado a menos futbolistas...), el positivo surrealista de Busquets, el negativo de Llorente y el batiburrillo de las vacunas, el estreno ante Suecia se presenta repleto de incógnitas. Nadie sabe quién será el portero ni el delantero centro. Ni siquiera está claro el estilo. Lo único claro es que si el seleccionador puede ir contracorriente, lo hará...

La tercera jornada dejó, hasta el momento, el partido más divertido del torneo. Países Bajos (la Holanda de toda la vida) tumbó a una resistente Ucrania en un duelo de calidad y alternativas. Antes, Austria había superado a la Macedonia del mallorquinista Trajkovski mientras que Inglaterra venció a Croacia en una repetición de las semifinales del último Mundial.