0

Sant Andreu 1 - 0 Mallorca B

Sant Andreu: Morales (¬¬), Rubén (¬¬), Melo (¬¬), Azparren (¬¬), Quim Araujo (¬¬), Xavi Jiménez (¬¬), David Prats (¬¬), Tobella (¬¬), Aitor (¬¬), Jorge (¬¬) y Gómez (¬¬).
Cambios: Edgar (¬) por David Prats, Llobet (¬) por Gómez y Josu (¬) por Xavi Jiménez.

Mallorca B: Martí (¬¬), Damià (¬¬), Víctor (¬¬), Mateo (¬¬), One (¬¬), Álex (¬¬), Gili (¬¬), Capó (¬¬), Abdón (¬¬), Nico (¬¬) y Marc (¬¬).
Cambios: Sastre (¬) por Gili, Javi (¬) por Abdón y Manu (s.c.) por Marc.

Árbitro: Vallejo Aznar (¬¬) del colegio aragonés. Amonestó a Melo, Xavi Jiménez, Jorge y Gómez, por el Sant Andreu; y a Víctor, Mateo, One, Abdón y Sastre, por el Mallorca B.

Gol: 1-0, minuto 93, Quim Araujo.

El Mallorca B cayó en el último minuto del descuento en el campo del Sant Andreu con un gol de mala suerte obra de Quim Araujo. Los catalanes obtuvieron demasiada recompensa para el partido que hicieron, pero el gol fue el premio al equipo que más intentó luchar por el triunfo.

En los primeros veinte minutos, el filial cedió el control del esférico a su rival y el Sant Andreu, más cómodo sobre el campo, tuvo dos llegadas al área de Martí, protagonizadas ambas por Quim Araujo. A partir del minuto 20, se equilibró la posesión y el Mallorca B volvió a llegar con peligro al área rival. Su mejor ocasión llegó a la media hora de juego en un pase desde el centro de campo que sorprendió a la defensa local y permitió a Marc quedarse solo ante la salida de Morales quien, con el pie, despejó el disparo.

La segunda mitad tuvo un guión similar al de la primera. Quim Araujo tuvo la primera ocasión en un remate de cabeza que salió fuera. El Mallorca B llegaba al área rival con cuentagotas y optaba por la potencia del disparo lejano.

El partido caminaba hacia el empate inicial pero en el último cuarto de hora ambos conjuntos tuvieron ocasiones para desigualar el marcador. En los diez últimos minutos, el Mallorca B retrasó sus líneas dando por bueno el punto y ese fue su peor error. Ya en el descuento, Quim Araujo hundió con su gol a los mallorquinistas la mayoría de los cuales acabaron en el suelo con las manos en la cara maldiciendo su mala suerte.