El lateral izquierdo del Atlètic Balears, Dani Guillén, intenta ganarle la carrera a un adversario, ayer, en el campo del Reus. | PERE FERRE/DIARI DE TARRAGONA

8

Reus 2 - 0 Atlètic Balears

Reus: Àngel (¬), Edu Vives (¬), Sangrà (¬¬), Socías (¬), Roberto (¬), Beñat (¬¬), Duran (¬), Masqué (¬¬), Marquès (¬), Pedro (¬) y Sergio León (¬¬).
Cambios: Prades (¬) por Pedro, Taranilla (¬) por Masqué y Álex (¬) por Marquès.

Atlètic Balears: Ian Mackay (l), Dani Guillén (¬), Gotor (¬), Rojas (¬), Xavi Molina (¬), Roque Mesa (l), David Sánchez (¬), Samuel Baños (l), Femi (¬), Perera (l) y Cristian (¬).
Cambios: Bjorn (¬) por Roque Mesa y Del Castillo (¬) por Samuel Baños.

Árbitro: Sanz Terrades. Amonestó con cartulina amarilla a los locales Beñat, Sangrà y Duran y al visitante Gotor. Expulsó por doble amonestación al visitante Xavi Molina (minuto 75).

Goles: 1-0, minuto 27, Sangrà.2-0, minuto 44, Marqués.


El Atlètic Balears no pudo con el Reus en un choque que los rojinegros dominaron los 90 minutos. Los goles en el primer tiempo de Sangrà y Marquès hicieron justicia sobre lo visto en el césped y dieron los puntos a los rojinegros después de que los blanquiazules apenas inquietaron la meta local.

El primer tiempo empezó con dominio local, con un buen control de la posesión en el centro del campo sin llegar a crear peligro. La primera acción destacada fue un disparo de Sergio León que desvió Marquès y que Ian consiguió rechazar con el pie. El Reus se sentía cómodo sobre el césped y en una acción de estrategia logró el primer tanto. Un saque de falta lateral de Roberto fue cabeceado por Sangrà, anticipándose a la salida en falso de Ian Mackay.

Nada cambió con el 1-0 y la única acción del Atlètic Balears fue un disparo de falta de David Sánchez que salió alto. En cambio, los rojinegros encontraban espacios y Marquès tuvo el segundo en un mano a mano con el portero que remató desviado. No obstante, el propio Marquès no desaprovecharía un mal rechace de la defensa, para coger a Ian Mackay fuera de su portería, y con una vaselina desde más de 30 metros puso el 2-0 con un golazo justo antes del descanso.

En la reanudación poco cambió el decorado. Los visitantes pusieron más coraje, pero sin fútbol. En cambio, el Reus generaba peligro a la contra como en una acción de Masqué que se escapó rozando la escuadra.
La primera de los visitantes en este segundo tiempo fue en el minuto 66 con un disparo de John atajado con seguridad por Àngel.

El partido se decantó todavía más para los locales cuando en el minuto 75 una buena jugada individual de Jordi Prades terminó con la segunda amarilla de Xavi Molina, que dejó al Atlètico Baleares en inferioridad numérica.
A partir de ahí, con dos goles en contra y un jugador menos sobre el terreno de juego, el equipo de Pep Sansó se vio totalmente fuera del encuentro al ver el duelo muy cuesta arriba. Los catalanes recuperaron el control del balón sin dejar opción a los visitantes a recortar distancias. El resultado pudo haber sido más abultado si primero Taranilla y después Sergio León no hubieran perdonado dos acciones que desesperaron a la grada.