El jugador del Constància Nacho lucha por un balón dividido con un rival, ayer, en el Nou Camp de Inca. | P. Pellicer

0

Constància 1 - 0 Espanyol B

Constància: Gaspar (¬¬¬), Vich (¬¬¬), Guasp (¬¬), Cristian (¬¬), Jaime (¬¬), Nene (¬¬), Nacho (¬¬), Mateu (¬¬¬), Fullana (¬), Campoy (¬) y Esteban (¬).
Cambios: Víctor (l) por Jaime; Rafita (l) por Mateu y Pau (l) por Nene.

Espanyol B: Edgar (¬¬), Merchán (¬¬), Elton (¬¬), De Amo (¬), Lobato (¬), Seguín (¬), Morant (¬), Pino (¬), Ortiz (¬), Ferrán (¬) y Quaye (¬).
Cambios: Clerc (l) por Seguín y Cubillas (l) por Quaye.

Árbitro: García Ballesteros, del colegio riojano. Amonestó a Fullana, Campoy, Nene; y a los visitantes Lobato y Morant.

Gol: 1-0, minuto 1, Mateu Ferrer.


El Constància encadenó ayer su segunda victoria consecutiva después de superar al Espanyol B en un duelo en el que en los locales hicieron valer el tempranero gol de Mateu Ferrer. Los inquers supieron sufrir para mantener el resultado y dieron un salto en la tabla que les permite instalarse en la undécima plaza.

Con Joan Esteva en la grada por sanción, el equipo local puso toda la carne en el asador de salida y su presión sobre la salida de balón de los pericos propició que Mateu, en un tiro raso, inaugurara el marcador.

Durante los primeros compases de la primera parte, el equipo inquer tuvo controlada la situación del partido hasta que poco a poco el Espanyol B despertaba. Solo destacar antes del descanso, un mano a mano que falló Fullana, por parte de los locales.

La segunda mitad transcurrió con la misma tónica. Los ‘pericos’ adelantaron líneas, pero el Constància, gracias a una defensa muy ordenada y a un Gaspar impecable, mantuvo el 1-0 en un partido de infarto que permitió a los inquers brindar una nueva alegría a su fiel parroquia y alejarse del descenso.