El palista mallorquín ha sido recibido en el aeropuerto por amigos, familiares y admiradores. | T. Ayuga

0

El palista mallorquín Alfonso Benavides se mostró «muy contento» por haber conseguido la medalla de bronce en C1-200 durante la disputa del Campeonato del Mundo de piragüismo de Szeged (Hungría), con lo que sella su pase a los Juegos Olímpicos de Londres 2012.

«Estoy muy contento. Lo que pasa es que aún estoy volando, cuando llegue a casa me iré dando cuenta», comentó tras una prueba muy dura y complicada.

«La carrera fue muy dura, me esperaba viento a favor y al final ha sido viento en contra. Pero no hay que poner excusas, si me han ganado es porque han sido superiores a mí y punto. No me he encontrado del todo bien pero al final tercero del Mundo, que quien me lo iba a decir hace seis meses», afirmó.

Por otra parte, Benavides comentó que, a pesar de intentarlo en el relevo, el cansancio hizo mella. «Queríamos hacer bien en el relevo pero yo salía del 200, André también del C-2 200 y Buzo había remado el 5000, no se podía rendir más», comentó.

El mallorquín mostró sus ganas de volver a casa y celebrar el éxito con su gente. «Quiero dedicárselo a toda la gente que me ha apoyado desde el principio, a mi familia y amigos, y especialmente a mi entrenador Francisco Martín que es el que está siempre conmigo. Mañana cuando llegue al Puerto de Pollença supongo que me recibirá mucha gente y pasaré mucha vergüenza», conluyó.