6

La temporada del regreso del Atlètic Balears a la Segunda División B no ha tenido el comienzo esperado. El equipo de Goran Milojevic ha arrancado el campeonato acumulando dos dolorosas derrotas (1-3 en casa ante el Denia y 3-1 el pasado domingo en Santboià) que, sin embargo, no parecen haber hecho mella en la moral del club de la Via de Cintura.
Tanto el presidente de la entidad, Fernando Crespí, como el entrenador del primer equipo blanquiazul, Goran Milojevic, se muestran plenamente confiados en que la reacción del equipo comience este próximo fin de semana ante el Lleida. «Tengo mucha confianza en estos jugadores. Lo sacaremos adelante segurísimo, y empezaremos a hacerlo este mismo domingo», asegura Crespí, que tampoco duda de la capacidad de Milojevic para revertir la situación. «Hay que tener paciencia y darle un margen de confiaza. Está trabajando con un equipo que es prácticamente todo nuevo, y si todavía no tenemos ningún punto es por los fallos puntuales que hemos tenido en momentos clave», apunta.
En esta misma línea se expresa Milojevic, que espera que las ganas que tienen sus jugadores de conseguir el primer resultado positivo no terminen por perjudicarles. «Hay que estar tranquilos, hemos jugado sólo dos partidos, tenemos 36 por delante para sumar puntos. Lo que no tenemos que dejar que pase es que nuestras ganas de ganar se traduzcan en ansiedad y en nervios, porque eso sí que nos puede pasar factura», comenta el técnico serbio.
'Milo' tiene claro que el nivel futbolístico que han ofrecido sus hombres no se corresponde en absoluto con su condición actual de colistas. «Pienso sinceramente que nos ha faltado suerte. Contra el Denia tuvimos fallos graves en defensa que nos pusieron el partido muy cuesta arriba, y en Santboià creamos seis ocasiones clarísimas que no supimos concretar, pero lo importante es que llegamos, estaría preocupado si no amenazáramos la portería rival», sentencia.
Por lo que respecta a la inesperada baja de Lanzarote, Crespí reconoce que supuso «un duro golpe para el proyecto», pero desvela que espera poder contratar a su sustituto «en los próximos días». El presidente blanquiazul asegura, además, que ésta podría no ser la última incorporación del curso, ya que se está estudiando el fichaje de un punta o un organizador.