En la imagen, la foto de familia de los miembros de la escuela de hockey en línea que el Espanya Hoquei Club posee en la plaza Berenguer de Palou. | M. À. Cañellas

2

La historia del hockey en Mallorca y en suelo español no puede obviar la presencia de una entidad que forma parte de la leyenda y de la vida del centro de Palma. El Espanya Hoquei Club ha conseguido que la plaza Berenguer de Palou sea por todos conocida como la 'Plaza de los Patines', y no se detiene en su empeño por promocionar su modalidad de referencia, adaptada con el paso del tiempo al hockey en línea, en la que la entidad presidida por Mateu Martorell sigue siendo toda una referencia a españa nacional e internacional.
Pero los éxitos del primer equipo, candidato y actualmente defensor del título de la Liga Élite de Hockey en línea no se podrían explicar sin la existencia de una poderosa cantera que se ha convertido en sustento para el gran escaparate de un club que, más allá del polideportivo Joan Seguí de Son Rapinya y la pista de Berenguer de Palou, ha ampliado su radio de acción a lo largo de los últimos años hasta extender su fama a todos los rincones de Mallorca.


Estructura


Tanta es la aceptación del hockey en línea, que los jugadores del primer equipo del Espanya se multiplican para dar cobertura a las diferentes escuelas y grupos de trabajo que se reparten por la Isla. Desde el Coll d'en Rabassa, hasta La Salle, Inca o Ariany han visto emerger viveros de futuros campeones. No en vano, a excepción de los jugadores extranjeros, la práctica totalidad de la plantilla del primer equipo la integran efectivos surgidos de la cantera, en la que cada vez aparecen más niñas mostrando su interés por un deporte en el que apellidos como los Seguí u Obrador han dejado huella y siguen siendo santo y seña de uno de los históricos de nuestro deporte.
Las tardes de los días de entre semana contemplan como la pista de Berenguer de Palou es un hervidero de promesas del hockey en línea. Hasta ahí pueden acercarse los que tengan curiosidad por probar un deporte excitante. La escuela es el primer peldaño, dando paso a los benjamines, alevines, infantiles, y más arriba, a los juveniles, júniors y el primer equipo, que se ejercitan en Son Rapinya.
A partir de alevines se establecen competiciones oficiales, aunque con la escuela, los juegos y el trabajo a la hora de familiarizar a los niños y niñas con la práctica de este deporte, se erigen en principales argumentos.

Éxito


Desde toda Palma llegan chicos y chicas interesados por practicar este deporte. Muchos de los que lo prueban se enganchan y hacen suya la espectacular equipación -patines, stick...- para practicarlo con seguridad. Una vez ahí, la pastilla rueda y se inicia la carrera hacia el éxito. La parte práctica compone el grueso de la agenda, aunque a partir de juveniles, la preparación física específica se une al entrenamiento. Inés Bustos en la coordinadora de la amplia estructura de base del Espanya Hoquei Club, que sigue escribiendo páginas de gloria para su historia y la del deporte mallorquín, contando con la implicación de una primera plantilla que ejemplifica el carácter familiar de un club que tiene en su base motivos de orgullo para seguir mirando al futuro.