Pau Tomàs y Álex Pérez. | Pere Bota

0

A poco más de 24 horas para que el balón vuelva a botar en Son Moix, el Palmer Alma Mediterránea Palma ya está en ‘modo liga’, con el Melilla (18 horas, domingo, Palau d’Esports) de Arturo Álvarez como primer obstáculo en su octava singladura en la LEBOro. La segunda con Pau Tomàs y Álex Pérez al frente de las operaciones desde la pizarra. «Es momento de olvidarnos del año pasado», refiere Pérez, a lo que asiente su compañero de banquillo. «Estamos en un momento de construcción, hay margen de mejora y crecimiento y contamos con jugadores con ganas de aprender y demostrar la calidad que tienen», refiere Tomàs, quien recuerda que la pretemporada «se ha hecho larga, pero ahora podremos saber mejor dónde y en qué punto estamos. Y será una buena oportunidad para conocer a nuestros jugadores en acción en partido oficial», prosigue el técnico isleño.

«Hay ganas de competir», espera Pérez en los albores de un duelo para el que son baja segura los lesionados de larga duración Suskavcevic y Lundqvist, junto a Lugarini, mientras que Ruesga ha sido reservado para llegar a tiempo, como lo ha hecho finalmente Ikpeze de cara a un estreno en el que intentará el Palmer Palma dejar una buena imagen en su estreno oficial como local, además de pasar página tras el susto del pasado fin de semana ante el Menorca.

Del Melillla tienen información «de partidos de pretemporada. Es un equipo equilibrado, con experiencia y buenos jugadores en todas las posiciones. Saben a lo que juegan», advierte Pau Tomàs, junto a Álex Pérez motivados de cara a su segunda incursión en la LEBOro.

Objetivo

De cara el duelo frente al Melilla, con la premisa del triunfo para dar el primer paso hacia la meta inicial, que pasa por mantener la categoría, la misión del Palmer Palma es «tener el ritmo del partido, gestionarlo y correr, hacer nuestro juego y llevar el choque a nuestro terreno», asevera Tomàs, quien a la vez hace un llamamiento a la hinchada, con mil socios en las filas del club, aunque es consciente de que «los que tenemos que animar a la afición somos nosotros. Si los seguidores ven a un equipo que se deja todo en la pista y hace un buen baloncesto, eso sumará. Vamos a ir día a día, partido a partido», añade.

Y Pérez señala a la par que «el nivel de evolución y crecimiento de este equipo, al igual que su compromiso, va a ser grande. Y, con suerte, podremos dar alegrías». Tiempo pide un Palmer Palma que echa a andar.