Maxi Flellerup en las gradas del Palau d’Esports de Son Moix. | Pilar Pellicer

0

Un brillante historial en Argentina que le llevó a formar parte de la selección vigente subcampeona del mundo es la carta de presentación de un jugador al que siguen de cerca clubes de la ACB, pero que ha elegido el modelo formativo del Palmer Alma Mediterránea Palma en la LEBOro para estar llamado a ser uno de los jugadores de referencia en la categoría, que echa a andar este fin de semana con la visita a Son Moix del Melilla Sport Capital (domingo, 18 horas).

Agradecido por el apoyo de figuras como Scola, Garino o Campazzo en su trayectoria, Máximo Fjellerup (Tres Arroyos, 1997) da el salto a Europa dispuesto a «aprender y mejorar día a día, entreno a entreno». Y en Mallorca ha encontrado el escolta-alero «un buen escenario, con un equipo joven, con hambre y esas mismas ganas que yo tengo de mejorar».

Ahí destaca la labor del maestro Pepe Laso «porque te hace corregir y ver las cosas, siempre sabes que lo que te va a decir es por tu bien. Por eso, hay que escucharle siempre», comenta Maxi Fjellerup respecto al veterano técnico, que junto a Álex Pérez y Pau Tomàs conforma la columna vertebral del staff técnico del Palmer.

No ha sido una pretemporada fácil para el equipo, «no es lo que queríamos», asegura, pero Fjellerup confía plenamente en el grupo para «darlo todo desde el primer partido. Con esa idea hay que ir, semana a semana, intentando ganar y conseguir marcar una dinámica y un estilo de juego», reseña el subcampeón mundial, quien confiesa que de la LEBOro «apenas tengo referencias, pero los técnicos y los compañeros que la conocen me han dado pistas», aunque considera    como un arma a su favor «no conocer a nadie, pues eso hace que les respete a todos por igual».

Diferencias

Tras sus primeras tomas de contacto, concluye Fjellerup que la LEB «es defensivamente dura y física», diferenciándola de Argentina, «donde es más táctica». Y en ese punto pone en valor la calidad del Palmer Palma «pues físicamente tenemos una buena preparación física, tenemos un base como Pol (Figueras) y corriendo podemos hacer daño».

Con el «partido a partido» como lema, asume su ambición a la hora de «ejercer de líder si toca» y resta importancia al cartel de estrella que se le asigna. «Todavía no he hecho nada aquí. Sé que se dicen cosas sobre mí, pero he venido a aprender, a crecer como jugador y a ayudar a conseguir los objetivos», que pasan para el exterior por «sellar la permanencia, y a partir de ahí, mirar para arriba y enganchar a la afición», asegura Maxi, llamado a ser uno de los animadores de la LEB 2021/22.