El escolta estonio Kristian Kullamae intenta entrar a canasta ante el bloqueo de Milan Suskavcevic durante el partido del pasado domingo en Son Moix y frente al Destino Palencia. | Emilio Queirolo

0

Hechos los deberes y asegurado el playoff, el Palmer Alma Mediterránea Palma cierra la segunda fase, previa a los cruces, visitando a un Valladolid que ya no se juega nada (12:30 horas). Eso sí, para los hombres de Pau Tomàs y Álex Pérez, atada la séptima posición como mínimo, les queda una motivación extra en la posibilidad de escalar una plaza en la tabla y acabar sextos. Para ello, el Palmer deberá ganar al Valladolid, y el noveno triunfo isleño deberá ir acompañado de la derrota del HLA Alicante en su visita a la pista del Destino Palencia.

En caso de triple empate con el Oviedo -que recibe al Granada-, esa combinación también habilitaría al equipo de Ciutat para ser sexto, aunque la igualdad en las posiciones de cabeza no aventuran un cruce nada asequible.

Y es que, además de ganar y esperar para ser sexto, el Palmer Palma deberá estar atento a lo que acontece a la misma hora (jornada unificada) en otras pistas. Leyma Coruña, Covirán Granda, Leche Río Breogán (12-5) y TAU Castelló (11-6) se juegan las plazas de honor y uno de ellos será el adversario de los mallorquines en la serie de cuartos de final por el ascenso.

Las probabilidades sitúan al Leche Río Breogán de Erik Quintela y compañía como el más probable de los oponentes para el Palmer Palma, que no tiene nada que perder a estas alturas e intentará dar continuidad a la victoria lograda frente al Palencia y reeditar el triunfo cosechado en Son Moix frente al Valladolid (98-81) para llegar al tramo final de la temporada con buenas sensaciones.

Pérez y Tomàs podrán contar con todo su arsenal y podría ser el día de Sidney Correia. No tener problemas físicos es otro de los objetivos de un partido que guarda un premio más en el camino de los baleares, pero que no puede llevar consigo peajes posteriores a nivel de lesiones.

Los De la Fuente, Timmer, Kavas, Gantt y compañía intentarán brindar una victoria al técnico Hugo López en su último partido en Pisuerga.

Ilusión

En las filas del Palmer Alma Mediterránea de respira ilusión ante un tramo final de temporada en la LEB Oro que sirve de premio para un equipo que ha pulverizado todas las expectativas. «Es un partido para disfrutarlo, pero también para competir al 100%», aseguraba Álex Pérez en las horas previas. «Nunca nos hemos fijado en la clasificación y sí en hacer nuestro trabajo de la manera más competitiva posible. Vamos a Valladolid a ganar y queremos ver algunas cosas de cara al playoff por parte de los chicos», añadía el preparador.

Recuerda Álex Pérez que, tras esta clasificación para el playoff «hay muchísimo trabajo detrás. Pero a la liga no podemos pedirle nada más que el que nos siga premiando y manteniendo viva esa ilusión. Y ojalá que podamos prolongar todo esto hasta finales de junio», aseguraba satisfecho el entrenador andaluz, que puesta por el triunfo, este domingo, en Pisuerga.