Minuto de silencio en memoria de Kobe Bryant en los prolegómenos del partido entre el B the travel brand Mallorca Palma y el Alicante disputado en el Palau d'Esports de Son Moix. | E. QUEIROLO

6

La Federación Española de Baloncesto (FEB) resolverá la próxima semana el desenlace de la LEB Oro, pero el B the travel brand Mallorca Palma descarta su presencia e insiste en la dramática situación que se intuye en el horizonte por los efectos económicos de la pandemia del coronavirus. El presidente del club, Guillem Boscana, incide en la idea de que es «utópico jugar por subir a la ACB o terminar la temporada cuando lo más probable es que sin público no podamos salir a competir después del verano».

La reunión de los clubes de la segunda categoría del baloncesto nacional evidenció la imposibilidad de llegar a un acuerdo por unanimidad, lo que provocará que el organismo que rige este deporte a nivel estatal tenga que resolver la situación. La respuesta definitiva se producirá la próxima semana con la mayor antelación posible, aunque no se prevé una solución antes del miércoles.

Tras el tercer contacto telemático entre los implicados, los equipos se dividen entre los que abogan por terminar antes del 30 de junio, la mayoría que quiere cancelar la temporada para salvar las cuentas y unos pocos como Valladolid o Gipuzkoa que quieren ascender teniendo en cuenta su clasificación. Entre las diferentes posturas, la FEB, en línea con el grueso de federaciones deportivas de ámbito nacional, quiere acabar la competición y apunta a un playoff exprés para decidir los ascensos una vez que se ha determinado que no habrá descensos.

Noticias relacionadas

El escenario de jugar al estilo de la ACB con los equipos concentrados en una sede es «imposible» para el BTTB. «Nuestra preocupación va más allá de terminar esta temporada, porque me parece muy complicado que se pueda jugar. En nuestro caso es imposible que juguemos», reitera el máximo dirigente del club, que desde el primero momento ha abogado por la cancelación del curso.

«Ahora mismo la verdad es que me preocupa poquísimo como se puede acabar la liga porque todo apunta a que no habrá eventos deportivos masivos hasta 2021 y sin público no se puede hacer viable ningún proyecto en esta categoría», remarca el presidente, que subraya la falta de ingresos a la que se ve abocado cualquier club sin campaña de abonados, ni atractivo para los patrocinadores y con las dudas que se ciernen sobre la aportación de las instituciones en tiempo de crisis. «Tras 38 años en el baloncesto sería duro tener que terminar así por una pandemia, pero a día de hoy se hace muy complicado saber como acabará todo esto», resume Boscana.

La ACB ya dejó claro que no habrá descensos esta temporada y queda pendiente si aceptará una ampliación de la liga a 20 equipos de cara al curso 2020-21. Y es que la FEB defenderá su derecho de disponer de dos plazas de ascenso y aguarda la resolución del campeonato ante un escenario que muestra de nuevo las diferentes realidades en las que viven los clubes.

Con la mayoría de clubes angustiados por el presupuesto e instalados en un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), otros sueñan con el derecho a disputar la Liga Endesa. Apenas un puñado se ilusiona con dar el salto a la mejor liga de Europa mientras el resto ve más cerca la desaparición que volver a jugar en la LEB Oro la próxima temporada.